Opinión

La Protesta como es, como debe ser: radical y sin cobardías



 El Shabbat 



Por Alexander Quiñones-Moncaleano ∴


Hoy Colombia ha visto cómo se manifiestan los franceses, no son para nada pacíficos y exigen sus derechos sin matices y sí hay que recurrir a la violencia no esperan ni piden permiso para hacerlo. Ellos, los franceses, están en medio de una huelga general que exige que sus sistema de pensión no sea tocado.

La manifestación contra la reforma de las pensiones ha congregado a miles de personas en distintas ciudades de Francia. Trabajadores de sectores como el ferroviario, la educación o la medicina han salido a las calles para protestar contra el plan de Emmanuel Macron para reformar el generoso sistema de pensiones francés.

La más multitudinaria ha sido la marcha convocada por los sindicatos en París a las dos de la tarde, en la que se han congregado más de un cuarto de millón de personas. Unas dos horas después del inicio de las protestas, un grupo de encapuchados ha protagonizado los primeros disturbios en la capital francesa, con al menos 87 detenidos.

Acá en Colombia estamos en medio de un paro general y aunque ha tenido un gran éxito, no deja de sorprender que los medios tradicionales, los formadores de opinión y un variado pinto de personas piden que las manifestaciones no sean violentas, pero dejan de lado que los violentos son otros; el gobierno corrupto, los empresarios avaros y los legisladores que no legislan a favor de los ciudadanos sino de los grandes capitales.

Colombia siendo un país tan desigual, con una pobreza cada vez mas pronunciada no podemos darnos el lujo de ponerle límites a la protesta. Aún siendo pacíficos nos matan a nuestros jóvenes, aún siendo pacíficos desaparecen a nuestros manifestantes y la fuerza de la represión es cada día más desmedida, jóvenes llenos de heridas por perdigones lanzados por la fuerza pública, hoy hay un joven en cali, Duván Villegas que está en serio riesgo de quedar cuadriplegico gracias a la fuerza desmedida del ESMAD, conocido por los colombianos como el ‘escuadrón de la muerte’.

Colombia debe aprender no solo de Francia, pues allá son conscientes que ese es su único mecanismo para salvaguardar sus derechos esenciales, su dignidad y su bienestar social, sino también de Chile, de Ecuador y de Haití, que ya comprendieron que ese es el camino para que la derecha extractiva y radical no les meta la manos a sus bolsillos.

Hay que saber que el centro que sale a vociferar que la protesta debe ser pacífica, no es centro, sino derecha light, es decir son derechitos con una más cara de compostura. A mi que el señor Alejandro Gaviria no me diga que la protesta debe ser pacífica porque con esa vehemencia con que dice eso debería atacar al establecimiento que tiene a este país en la pobreza  , así lo mismo para el humorista Daniel Samper Ospina y Julios Sánchez Cristo que desde sus privilegios sostenidos salen a fabricar la narrativa de vándalos y violencia pero se olvidan que la violencia la están generando son las clases políticas y económicas poderosas al crear millones de pobres todos los días.

No tenemos derechos esenciales universales, todos los han convertido en negocio, y alce su voz y salen a decir que lo queremos todo regalado. Lo que realmente no queremos es que nos roben nuestro país, nuestros recursos, nuestros impuesto y que los beneficiados sean las clases poderosas del país.

Los franceses saben que en la política se juega su vida, su diario vivir y así debemos entenderlo nosotros también. En este país este paro ha puesto muertos y Dilan Cruz se ha convertido en un símbolo de esta protesta, de este paro nacional, no hay que perder la fuerza y seguir viviendo este momento histórico y aprender de los europeos, de los galos que hoy están quemando sus calles y monumentos porque saben que lo verdaderamente importante es su dignidad y su bienestar como sociedad y seres humanos inmersos en ella.

, , ,

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *