La paradoja de la ‘cola de lagarto’: misterio resuelto

La paradoja de la ‘cola de lagarto’: Desde hace mucho tiempo la capacidad de algunos lagartos o lagartijas de soltarse la cola era un misterio que no se sabía muy bien su ‘modus mechanicus’. Este modo de quitarse ellos mismos la cola es conocido como autotomía (del griego antiguo αὐτο, ‘a sí mismo’, y τομία, ‘cortar’) y/o autoamputación. No solo los lagartos, reptiles o gecos tienen esta capacidad pero son los más famosos en ello. Cangrejos, arañas, babosas son capaces de automotilarse ellas mismas con más o menos la misma función: protegerse de los predadores o de algún peligro inminente. 

Pues el misterio al parecer ha sido resuelto por un equipo de académicos investigadores de la universidad de New York y la universidad de Abu Dhabi liderado por Yong-Ak Song. En laboratorio se dieron a la tarea de filmar con equipo de alta precisión fílmica este proceso. Allí se dieron cuenta y documentaron cómo resulta plausible para los lagartos esta autotomía. 

Por medio de microscopios vieron las colas rotas, a esto lo denominaron ‘plano de fractura’. Allí vieron que cada músculo que se rompe hay una capa densamente empaquetada de micropilares en  forma de hongo remachados con una cubierta de nanoporos: La clave era ver en programes digitales de emulación como los micropilares en forma de hongos eran capaces de adherirse y al mismo tiempo soltarse con un ‘giro de cola’.

La pista era el entramado de solidez que puede tener la cola en unas posiciones y no en otras. Descubrieron que La paradoja de la ‘cola de lagarto’ se resolvía con la kinesis o movimiento de la cola, esto es era hasta 17 veces más probable que la cola se cortara del cuerpo y ese era precisamente el mecanismo que usaban las lagartijas para automutilarse ante un peligro. 

Yong-Ak Song y su equipo, que son ingenieros biomecánicos han descubierto un asunto que podría traer muchos beneficios para el hombre y su creación de prótesis biomecánicas cada vez más necesitadas. También nos pueden enseñar a unir injertos de piel u otras prótesis que necesite el cuerpo humano. Los resultados del experimento fueron publicados por la revista especializada en ciencia y medicina Science, publicación que incluye también un artículo divulgativo sobre esta investigación y la imagen de la portada.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.