Corrupción

La Nueva Prensa reveló: Duque llamó a “Ñeñe” Hernández el 29 de junio de 2018 y hay nuevo audio: “¡Tenemos presidente, hijueputa!”

La Nueva Prensa [Ver artículo original aquí] acaba de revelar un audio mas donde se oye al narcotraficante ‘Ñeñe Hernández‘ decir: “¡Hace cuatro días me llamó el presidente…!.

El 3 de julio de 2018, el fundador del Centro Democrático en Santander, Iván Aguilar Zambrano, llamó al ahora difunto narcotraficante José Guillermo Hernández, alias “Ñeñe”, y este le contó que había hablado con el presidente electo Márquez el viernes 29 de junio.

“¡Hace cuatro días me llamó el presidente…!, exclamó el delincuente mientras oía vallenatos a todo volumen y en ese momento la conversación fue interrumpida por Sandra Isabel Aguilar Sánchez, quien en otro audio divulgado por La Nueva Prensa la semana pasada, le ofreció a “Ñeñe” colaboración para comprarle votos a Duque en Santander de personas que votaron en la primera vuelta por el antioqueño Sergio Fajardo y Claudia López, del Partito Verde.

Antes de eso, “Ñeñe” le preguntó al político uribista: “Ven acá; Iván, ven acá, este, ¿cómo fue la serie de cuentas?… ¿Cómo les fue a todos?”

Aguilar respondió: “Marica, no supe, porque yo me fuí después de la cabalgata, yo quedé para Charalá”.

En esa fecha, hacía 17 días que Iván Duque Márquez había ganado la presidencia de Colombia y se alistaba para asumirla el 7 de agosto siguiente. Tanto “Ñeñe” como Aguilar, fueron invitados especiales en los actos de posesión.

En la conversación, que fue captada lícitamente por la DIJIN, están eufóricos:

–¡Tenemos presidente, hijueputa, tenemos presidente!” – exclamó Aguilar.

– ¡Tenemos presidente y tenemos amigo! –contestó el narcotraficante “Ñeñe”.

Durante la conversación el jefe del Centro Democrático en Santander se dirige amistosamente al narcotraficante llamándolo “hijo de puta”, “marica” y “gran malparido”.

“Oiga, mi hermano, Ñeñe Hernández… el hombre que quiere Iván Duque”, grita Iván Aguilar entusiasmado.

Al ser consultado por La Nueva Prensa, Iván Aguilar contestó: “Eventualmente conversé con el señor Hernández y hoy es muy difícil recordar de qué”.

Esta respuesta contrasta con expresiones suyas de confianza y cariño hacia el difunto delincuente tales como “mi hermano”, “mi compadre”, “oye, `Ñeñe´, ¿sabe que yo lo aprecio?”.

Iván Aguilar agregó a este medio que “coincidimos en varios eventos por mi amistad con ganaderos muy cercanos a él y, por último, hasta donde se sabia, él no tenia ni investigación o condena alguna por narcotráfico”.

Cuenta Aguilar en la conversación telefónica que había hablado con alguien llamado Elmer Ayala, a quien,  asegura, “yo le dije, ‘venga manito, yo soy amigo de un amigo suyo’. Me dijo: ‘¿cuál?’, yo dije, el `Ñeñe´ Hernández, y el hijueputa me saludó toda la noche”.

Iván Aguilar fue candidato a la asamblea de Santander en 2008 por el Partido de la U.

En 2014, siendo diputado, cambió de partido al pasar al Centro Democrático para respaldar la candidatura de Óscar Iván Zuluaga, de la que fue coordinador en ese departamento. Debido a este traslado, fue expulsado del partido de la U, razón por la cual perdió el derecho al voto en la Asamblea.

La Procuraduría de Santander sancionó a Iván Aguilar en 2017 por haberse extralimitado al darle con otros diputados poderes extralegales al contralor departamental, que era de bolsillo del clan Aguilar, el cual domina esa sección del país.

Iván Aguilar adhirió en 2015 a la campaña para la gobernación del liberal Didier Tavera, con lo cual desobedeció una directriz de su jefe político, Álvaro Uribe, quien apoyó al perdedor Carlos Fernando Sánchez.

Tras el triunfo de Tavera, Iván Aguilar fungió como asesor de su despacho y renunció un año y medio después para reintegrarse al Centro Democrático como candidato a la Cámara de Representantes, pero perdió.

A pesar de que este 6 de julio Iván Aguilar aseguró que no sabía mayor cosa sobre el narcotraficante, el 11 de marzo de 2020 ya había escrito una columna defendiendo a “Ñeñe” Hernández cuando este medio reveló que ese traficante de cocaína y gasolina, así como ganadero y lavador de activos, había adquirido en La Guajira votos para Iván Duque. (Ver aquí la columna).

La investigación de La Nueva Prensa sobre la llamada “Ñeñe-Política” ha demostrado que la compra de votos se extendió, por lo menos, a Cesar, Magdalena y Santander.

[Si deseas hacer una aporte para que el periodismo emergente siga creciendo y contribuyendo a la sociedad puedes hacerlo a través de ⇒ Vaki]

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *