La Marihuana, recreativa, legal y muy rentable

La primera nación en legalizar la marihuana fue Uruguay bajo el gobierno de uno de los políticos de izquierda más venerados en el continente, José Mujica dio un paso que ningún otro político se había atrevido a dar, demostrando que es un hombre progresista y con ideas liberales. Así las cosas, ya puedes comprar marihuana en Uruguay, de manera legal y controlada la venta por el Estado.

Plantas de marihuana de la empresa Canopy. / AFP / BRENDAN SMIALOWSKI


|NEGOCIOS



En diciembre de 2013, la pequeña nación de Uruguay se convirtió en el primer país del mundo en legalizar la venta de marihuana en todo su territorio.


La primera nación en legalizar la marihuana fue Uruguay bajo el gobierno de uno de los políticos de izquierda más venerados en el continente, José Mujica dio un paso que ningún otro político se había atrevido a dar, demostrando que es un hombre progresista y con ideas liberales. Así las cosas, ya puedes comprar marihuana en Uruguay, de manera legal y controlada la venta por el Estado. Llegas a una farmacia, casi todas de barrio, pequeñas, te piden colocar el dedo en un lector de huella que está conectado a una base de datos del gobierno que le indica al boticario si puede o no venderte tu dosis semanal de hierba. El pasó que dio Uruguay lo siguió luego el liberal país del norte de una forma tan decidida que ya es potencia en la producción de la marihuana.

Canadá a diferencia de Uruguay es un Estado mucho más potente comercialmente y tiene reglas tan claras que ya alcanzan ganancias que hacen saborear hasta los estados ultra conservadores del planeta.

La legalización de la marihuana ha reportado a las arcas públicas de Canadá, 186 millones de dólares canadienses (139 millones de dólares estadounidenses) entre octubre de 2018 y marzo de 2019, según datos dados a conocer.

 

Las reglas del negocio

En octubre de 2017, Canadá se convirtió en el primer país industrializado en legalizar el consumo de marihuana para los mayores de edad con reglas similares a las de la venta de alcohol. Cada una de las 10 provincias del país, establece la edad mínima de consumo, así como los impuestos con los que grava la comercialización y venta de los productos de cannabis. Los impuestos pueden ir desde el 5% hasta 15%, según la provincia.

El negocio floreció de tal manera en Canadá que Canopy, fundada en un pequeño pueblo donde antes se producía el chocolate Hershey, hoy es la capital cannábica de Canadá y la empresa con mayor crecimiento del planeta.

Aquella pequeña empresa fundada por Bruce Linton, un emprendedor con fama de hombre renacentista y un pasado en las telecomunicaciones, el software o el saneamiento de aguas, tiene ahora una capitalización bursátil de 13.000 millones de dólares. Más que American Airlines o Gap. Es la mayor compañía mundial del sector, por delante de Tilray, la primera en obtener una licencia para exportar cannabis a Estados Unidos destinado a la investigación. Junto a Aurora, Cronos, Aphria o Hexo, también canadienses y cotizadas en bolsa, son los pesos pesados del nuevo mercado de la marihuana legal en el segundo país más grande del mundo, una industria que aspira a generar más de 4.300 millones en ventas en el 2020. Tanto el Gobierno federal como las provincias y los municipios se quedarán su parte en forma de impuestos.

 TORONTO  CANADA  Â Decenas de personas visitan una tienda de venta de productos y accesorios para el consumo de marihuana durante el primer dia de la legalizacion EFE Osvaldo Ponce
TORONTO CANADA Decenas de personas visitan una tienda de venta de productos y accesorios para el consumo de marihuana durante el primer dia de la legalizacion EFE Osvaldo Ponce / EFE

Canopy Growth es una empresa con expansión mundial. Tiene cultivos en Colombia, más exactamente en el departamento del Huila, La nueva industria busca abrir mercado en Europa, donde la marihuana medicinal gana espacio. Compañías como Canopy han establecido alianzas en Alemania, la República Checa y España, donde ha llegado a un acuerdo con Alcaliber, una de las pocas empresas españolas con licencia para cultivar, producir y exportar cannabis medicinal y destinado a la investigación. Con estándares de calidad que son la envidia de la industria. Saben que cuando sea abierta la marihuana para uso recreativo en el mundo entero las ganancias serán nunca antes vista en industria alguna.

Esa cifra está llamada a multiplicarse exponencialmente en cuanto tome forma el mercado de comestibles e infusiones. “Estamos desarrollando bebidas que serán parecidas al alcohol, en el sentido de que alterarán el estado de ánimo. También trabajamos en bebidas para deportistas, similares a las isotónicas, que no llevarán THC”, dice Sinclair en alusión al principal componente psicotrópico del cannabis. Canopy ha recibido una inyección de 4.000 millones de dólares del fabricante de la cerveza Corona para desarrollar esa línea de negocio. También ha movido ficha para posicionarse en el mercado verde la tabacalera Altria. El fabricante de Marlboro ha pagado 1.800 millones por el 45% de Cronos.

Los números reflejan las expectativas estratosféricas que ha generado la nueva industria, que va mucho más allá del centenar largo de productores autorizados hasta ahora. A su alrededor crece un lucrativo universo de abogados, lobistas, empresas de comunicación, tecnológicas o proveedores logísticos. “Aquí lo llamamos la fiebre verde. Esa es la sensación. Hay mucho interés en desarrollar y formar parte del nuevo mercado porque la demanda es muy alta, tanto en Canadá como en otras partes del mundo”, dice desde Montreal la abogada Tricia Kuhl.

Justin Trudeau, materializó una de sus grandes promesas electorales, una legislación (aprobada por el Parlamento el pasado 20 de junio de 2018) que regula el consumo recreativo de esta planta y que viene a complementar la normativa para usos médicos que este mismo país aprobó ya en el 2001, convirtiéndose en el primero en todo el mundo que legislaba sobre la materia.

El único temor de las autoridades canadienses, en su momento, ante la entrada en vigor de la ley radicaba en que la demanda fuera muy superior a la oferta y que los establecimientos autorizados a vender maría no pudieran satisfacer las peticiones de los consumidores, que deben ser mayores de 18 o 19 años, según la provincia, para poder adquirir el producto.

Precio de venta marcado

El Gobierno sugirió cuando empezó este próspero negocio un precio de venta de unos 10 dólares canadienses (6,5 euros) por gramo para que, de esta forma, el coste del cannabis legal sea competitivo respecto al que se vende en el mercado negro.

El precio de venta incluye también dos impuestos: 1 dólar por gramo o el 10% del precio de venta final, dependiente de cuál sea el más elevado, y el impuesto provincial de venta de cualquier producto (entre el 13% y el 15%). En este sentido, las autoridades prevén que, pese a que el precio final de un gramo de marihuana será casi un 25% superior al del mercado negro, los canadienses preferirán adquirir cannabis en las tiendas oficiales porque ofrecen unas mayores garantías de calidad del producto, como el nivel del THC, el componente psicoactivo de la droga.

Legislación diversa

La legislación sobre el consumo de cannabis es muy diversa en todo el mundo. Hay países que castigan con dureza tanto el cultivo como el tráfico y también el consumo, mientras que en otros se tolera que se tomen pequeñas dosis, como es el caso de Holanda, donde desde los años 70 funcionan los conocidos como ‘coffee shops’, establecimientos en los que los mayores de edad pueden comprar y consumir.

En Estados Unidos, una treintena de estados permiten el uso de la marihuana medicinal mientras que en nueve se puede vender y consumir maría para uso recreativo de forma legal. Curiosamente, las autoridades estadounidenses ya han advertido de que aunque Canadá anule las condenas a los sentenciados por consumo de cannabis, cuya situación penal les impedía viajar a EEUU, eso no garantizará que puedan entrar en territorio estadounisense.

Una de las pocas voces críticas con la nueva ley de Canadá ha sido la de la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito, contraria a la legalización del cannabis.

Ciudadanos de Montreal hacen cola para comprar cannabis.
Ciudadanos de Montreal hacen cola para comprar cannabis. / AP / GRAHAM HUGHES

 

En la provincia de Nueva Escocia, la droga se vende en 12 tiendas del monopolio provincial de venta de alcohol (NSLC) junto con vino y otras bebidas alcohólicas. La provincia de Nueva Brunswick, también en la costa este de Canadá, ha estableció un abanico de precios de entre 7,5 y 14,99 dólares canadienses (5,7 y 11,5 dólares estadounidenses).

El Gobierno de la provincia de Nueva Brunswick ha creado la empresa pública Cannabis NB, que comercializará la marihuana en tiendas físicas y por internet. Cannabis NB tiene un catálogo de 76 productos y en su página web ofrece información tan variada como la forma apropiada de liar un cigarrillo de marihuana o cómo almacenar la droga para que mantenga su frescura.

El caso Colombia:

Colombia fue el cuarto país en legalizar la marihuana para usos medicinales después de que lo hiciera Uruguay, Chile y Puerto Rico. Aunque falta mucho trecho ya hay en el país pequeños y grandes empresarios dedicados al negocio de la marihuana. Canopy ya está en el país con presencia en varios departamentos. La ley fue impulsada por Juan Manuel Galán quien se dio la pela para que fuera aprobada. El decreto dice que es para uso medicinal y científico, es decir que aún nos falta legalizar para uso recreativo.

En el resto de la región el uso de la planta sigue siendo ilegal, aunque en países como Brasil, Argentina, Costa Rica, Ecuador, México, Perú y Venezuela está despenalizado el consumo. En naciones como Bolivia, Cuba, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay y República Dominicana, la marihuana es ilegal tanto para consumo recreativo como terapéutico.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *