La Manzana Verde

Se ha preocupado más por mantener el orden que por alimentar la gente. A diario el ESMAD ejerce su nefasta función en donde se encuentra el más necesitado y eso no es tibio, eso es bien naranja, bien uribista, solo falta que nos hable de la “seguridad democrática”


Política y Sociedad  


 El Shabbat



Por Martha Elena Rangel


No existe fruta más  atacada y vilipendiada que la pobre manzana, su desgracia comienza en tiempos inmemorables, cuando a Eva se le ocurrió comérsela para tratar de ser igual a Dios.

Pese a lo que nos dice la botánica, yo considero que muchas de esas frutas gracias a la vergüenza se volvieron coloradas y desde entonces  humildemente se dejan cosechar para preparar desde postres hasta sidra sin ningún problema.

El manzano también es conocido como el árbol del bien y del mal, por sus conductos, corre ambas savias sin mezclarse, sin pelearse, es tibia porque ante las diferentes realidades de esta vida pues no hace nada, no siente nada, ni fu, ni fa.

Ante el enfrentamiento entre los aguacates y las naranjas, la manzana reverdece como el camino del medio.  Mucho me temo que el gran inspirador es Antanas Mockus, pedagogo que muy cómodamente se refugió en el símbolo y se olvidó del discurso. Gracias a ello los bogotanos vimos caminar conos, zanahorias y mimos que nos recordaban respetar las cebras y los semáforos de la ciudad.

Un clásico ejemplo de la tibieza es la declaración de guerra de Churchill al Japón:

«Señor,

En la tarde del 7 de diciembre, el Gobierno de Su Majestad en el Reino Unido se enteró de que las fuerzas japonesas sin previo aviso, ya sea en forma de una declaración de guerra o de un ultimátum con una declaración de guerra condicional, habían intentado aterrizar en la costa de Malaya y bombardeado Singapur y Hong Kong.

En vista de estos actos desenfrenados de agresión no provocada cometidos en violación flagrante del derecho internacional y en particular del artículo I de la Tercera Convención de La Haya en relación con la apertura de hostilidades, a la que tanto Japón como el Reino Unido son partes, el embajador de Su Majestad en Tokio recibió instrucciones de informar al Gobierno Imperial Japonés en nombre del Gobierno de Su Majestad en el Reino Unido que existe un estado de guerra entre nuestros dos países .

Tengo el honor de ser, con gran consideración,

Señor,

Tu siervo obediente,

Winston S. Churchill»

 

Cuando sus compañeros de gabinete le criticaron la redacción tan ampulosa Winston Churchill exclamó: “Pero después de todo, cuando tienes que matar a un hombre, no cuesta nada ser cortés.”

Existen en el mundo toda clase de manzanas, ahora en esta pandemia se puso de moda la manzana Reina Claudia, fruta hermosa que se caracteriza por tener visos verdes, dorados y rojos, es tornasolada de acuerdo al momento y al piedrononón que la alumbre.

¿Qué podemos decir de su gestión?

  • No le tocó fácil, nadie se esperó gestionar en una pandemia, yo fui una de las que le aplaudió al confinamiento de ensayo al que nos sometió porque eso le permitía detectar quien tenía casa, quien vive en sitios donde diariamente debe cancelar el arriendo, y como desarrollar una estrategia de abastecimiento en una ciudad tan diversa como esta.
  • Por su carácter, le hace frente a todos los roles de gestión de una alcaldía, es la comunicadora, la que hace entrega de equipos biomédicos, la que desmiente noticias y yo me pregunto ¿A qué horas ejerce sus propias funciones?
  • Se ha preocupado más por mantener el orden que por alimentar la gente. A diario el ESMAD ejerce su nefasta función en donde se encuentra el más necesitado y eso no es tibio, eso es bien naranja, bien uribista, solo falta que nos hable de la “seguridad democrática”
  • Es inaudito que después de la tercera semana de confinamiento, sin hablar de los ancianos, la alcaldía esté tratando de levantar estadísticas y de papita nada.
  • Cuando ve uno la improvisación diaria y la mano firme para repartir bolillo en pro de la autoridad, entiende que el centro no existe, es puro humo porque como siempre, ante el desastre, el pueblo sobrevive con las promesas de los ricos y la solidaridad de los pobres.

 

NOTA FINAL: Recuerden ustedes que a Salomón le fascinaba la manzana y el tipo llegó a ajustar 300 esposas y 900 amiguitas ¿Los que acapararon el papel higiénico compraron condones? Miren que la tentación es grande en épocas de pandemias. No más caines en este platanal por favor.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

1 pensamiento sobre “La Manzana Verde

  1. Otro claro ejemplo vivo de tibieza es Fajardo.
    Espectacular editorial desde que te conocí en esta red me haz parecido una lumbrera.un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *