La historia de una foto legendaria, un storytelling que nos conmueve

La historia de una foto legendaria, un storytelling que nos conmueve. La imagen de la que hablamos ha sido comentada por muchos. Pero no ha sido superada por el contador y protagonista de la historia original: Gianni Minà. Un reconocido y premiado periodista y cronista italiano

El estrambótico y divertido personaje de mi juventud se acababa de manifestar por lo que realmente siempre había sido: un excelente periodista y storyteller, cuyos documentales y reportajes sobre el Che Guevara, Cassius Clay o Maradona habían dado la vuelta al mundo.

Entre las anécdotas que Minà contó en una entrevista, una en particular merece ser compartida en este cálido agosto pandémico.

«Narra el periodista que se encontraba, a primeros de los años ochenta, en Roma y que solía frecuentar a un joven Robert De Niro, que también estaba pasando una larga temporada en Cinecittà para rodar una película del gran Sergio Leone, “Érase una vez en América”.

Una tarde, sobre las 18, recibió la llamada del divo de Hollywood, preguntándole si tenía planes para la noche.

“Pues mira” le contestó Miná “Voy a cenar con Muhammad Alí, que está en Roma”.

De Niro le gritó por el aparato: “Pero c…o, vas a cenar con Muhammad Alí y no me dices nada… es un mito para mí ¡me autoinvito y voy también a la cena!”

Al poco rato, el teléfono (fijo, naturalmente) de Gianni Minà volvió a sonar.

Era Sergio Leone, bastante enojado, que le dijo:

“Estoy muy cabreado, Gianni. Hoy Robert y yo teníamos una importante cita por la noche con la producción para definir unos temas de la película, y me dice que me da plantón… ¡y que tú tienes la culpa!”

Minà entonces le explicó que las cosas no eran así, y que el actor italoamericano se había acoplado a una cena privada con que él tenía con Muhammad Alí.

Sergio Leone cambió enseguida de tono, su voz se aterciopeló y se autoinvitó también: ¡Muhammad Alí era demasiado!

El periodista colgó el teléfono, exhausto, y se fue a afeitar y acicalar para la velada.

Mientras estaba inmerso en estos menesteres, el teléfono hizo nuevamente acto de presencia en el silencio de su casa.

Esta vez era un premio Nobel, un escritor llamado Gabriel García Marquez, que Minà conocía muy bien.

Al parecer, a la cena de trabajo que tenían agendada De Niro y Leone, estaba previsto que participara también Gabo.

Así, el autor latinoamericano se había enterado del cambio de planes y muy cortésmente quería saber si podía apuntarse también a la cena con el más grande, con Muhammad Alí.

Es así que Robert De Niro, Sergio Leone, Gianni Minà y Gabriel García Marquez compartieron mesa y mantel con Muhammad Alí, en la trattoria Checco il Carettiere  de Roma, dedicando una inolvidable velada a acribillar a preguntas al mito de todos ellos, el mejor boxeador de todos los tiempos.»

Hoy vuelvo a mostrarla. La historia de una foto legendaria que involucra a 5 grandes del siglo pasado no deja de conmover y hacernos llenar de nostalgia y añoranza. Solo dos de ellos aún viven: Gianni Minà y Robert De Niro.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *