Bogotá

La historia de Delia Gil, una mujer de 78 años que todos los días sale a rebuscarse la vida

, de 78 años, es una mujer de la tercera edad que es la viva estampa del colombiano ninguneado: tiene que levantarse todos los días a ganarse la vida sin más fuerzas que las que le brinda un cuerpo cansado y golpeado por la desigualdad y la inoperancia del Estado. Cabe decir que este Estado desdibujado es gobernado por una élite de tecnócratas que ha estudiado toda su vida en grandes universidades nacionales y extranjeras.

La historia de la señora Gil la conocemos por una activista digital que se dio a la tarea de visibilizar la vida de esta gran mujer que vive con una angustia constante que no la deja descansar: dejar solo a su hijo que tiene una discapacidad y que la acompaña en su travesía diaria de levantarse a conseguir para pagar un arriendo y su alimentación. Delia manifiesta no recibir ninguna ayuda del Estado colombiano.

Esa misma activista le abrió una Vaki para ayudarla a conseguir un recurso tan escaso para ella y poder tener una pequeña alegría. Esa economía solidaria le ha recolectado 26 millones de pesos gracias al aporte de 553 personas al día de hoy (30/06/2020). Si desean hacer una donación les dejamos el link de la Vaki y la red social de Angy con quien podrán gestionar la ayuda por otros canales. Hacer click Aquí

Angy Rojas (@SoyLaDistraida) es la activista digital que logró visibilizar esta historia. Una historia que muestra las dos cara de la moneda que es este país. Un país lleno de olvidados por el Estado y un Estado, no me cansaré de decirlo, inoperante y fallido que tiene en la miseria. Según la información que terminó de revelar el año pasado el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), hay 9,69 millones de colombianos en pobreza multidimensional. Sin decir que es probable que las cifras del DANE sean incorrectas y puedan estar llenas de maquillaje para tapar la más cruda y dura realidad de los colombianos.

Angy Rojas empieza su vídeo diciendo que Delia es el resultado de muchas cosas que se han hecho mal en este país, en el que no hay educación para todos, donde la corrupción se come el erario, y donde siempre el eslabón más débil de la cadena es el que sufre más todas estas afectaciones. Hoy Delia tendrá una pequeña alegría pero la pregunta queda expuesta para todos: ¿qué sucederá con los 9 millones de pobres que tiene este país y que cada día crecen más?

 

[Si deseas hacer una aporte para que el periodismo emergente siga creciendo y contribuyendo a la sociedad puedes hacerlo a través de ⇒ Vaki]

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *