Territorio

La Guerra que vive el departamento del Cauca: nuestro deber como sociedad es hacerla visible y exigir que cese

El departamento del es uno de los más golpeados por la violencia y, al parecer, la lucha por el control del territorio es incesante. Las comunidades viven una constante barbarie y todo indica que la paz no está cerca. Los habitantes del departamento saben que el gobernador y los alcaldes no hacen mucho; ni siquiera se interesan por visibilizar la situación. Los periodistas que hacen trabajo en los territorios no logran hacer una caja de resonancia para que toda Colombia se entere de la violencia que allí se vive.

Las comunidades indigenas deben vivir la guerra y el desplazamiento a diario. Las distintas fuerzas que quieren tomar el control asesinan a sus líderes y desplazan pueblos enteros. La guerra que se vive en el Cauca tiene muchos factores y muchas aristas. Después de la firma del acuerdo de paz, la guerra y la barbarie se ha intensificado. Sobre todo por la lucha y reacomodación de los factores armados.

Según el analista político Ariel Ávila, el departamento del Cauca vive tres guerras diferentes: una al sur del departamento, otra en el pacífico caucano y la más grave se vive en el norte del departamento. En este momento tenemos en nuestra memoria inmediatista a siete municipios y algunos corregimientos: , El Tambo, Balboa, Timbio, Morales, Bolívar y Mercaderes donde asesinaron a tres miembros de una misma familia el 31 de octubre de 2020.

En esta zona del país confluyen varias estructuras armadas ilegales que desean el control absoluto del territorio. El ELN con el frente José María Becerra; el EPL con el frente Suroccidental Andrey Peñaranda Ramírez; los grupos posFARC que hoy se autodenominan Nuevo Sexto o Frente Sexto, Frente 30; y las columnas móviles Miller Perdomo, Jaime Martínez, Dagoberto Ramos y Jacobo Arenas, que entraron en la confrontación armada. A todo ello se le debe sumar un actor más: las Fuerzas Armadas colombianas.

En estos territorios la economía se concentra en el cultivo de coca. Alrededor del municipio de Argelia, por ejemplo, hay corregimientos cuyo único cultivo es la coca. Seguramente por ello,  ya se habla del dominio o la llegada de otro actor que se sumaría a este peligrosos coctel: Los Mexicanos, que ya tienen un gran poder en el pacífico caucano.

El deber de nuestra sociedad es hacer visible todo lo que sucede en el departamento Cauca. Por ello hay que respaldar y dar a conocer iniciativas como la caravana de un sector de la comunidad que de Argelia arrancó hacia El Plateado exigiendo que cese la barbarie y el asesinato selectivo de líderes y campesinos.

La intervención estatal debe ser robusta y no concentrarse solo en las artes militares sino, y sobre todo, en lo social. Para que el departamento logre reconstruir tejido social y así pueda encontrar la paz. Pues ésta ha sido muy esquiva aun después de la implementación de los acuerdos de paz.

#SomosPeriferiaUrbana


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *