Opinión

La Fortuna de los Hermanos Uribe Moreno: Tomás y Jerónimo



 El Shabbat 



Por Alexander Quiñones-Moncaleano


Álvaro Uribe Vélez llegó a la casa de Nariño en su primer gobierno el 7 de agosto de 2002. Papá de Tomás y Jerónimo Uribe. Y terminó su segundo mandato en 2010. Desde ese momento sus hijos fundaron nueve empresas, seis en Colombia, dos en Panamá y una en la Islas Vírgenes. Las tres más importantes y generadoras de ganancias son: Sapia, Ecoeficiencia y Zona Franca de Occidente

 

Tomas y Jerónimo Uribe son dos personajes muy conocidos en el ámbito nacional colombiano. Son los hijos del senador Álvaro Uribe Vélez. Cada cierto tiempo son tendencia en redes por varios asuntos que van desde su eclosión económica hasta sus servicios como escuderos de las batallas de su padre. Esta semana uno de ellos se enfrentó con Daniel Coronell en una disputa por sus respectivas fortunas. Acusó Tomás Uribe al periodista de haber sido financiado por Pastor Perafan; Daniel no se quedó callado y le recordó que ellos entraron a la Casa de Nariño sin dinero y salieron de ella siendo millonarios.

El 20 de abril de 2013 el columnista Alexander Marín Correa escribió una columna para el diario El Espectador donde hacia una relación de los bienes y empresas que tenían los hermanos Uribe Moreno en ese momento. Y todo indica que Daniel Coronell tiene los argumentos y pruebas suficientes para haber dicho lo que dijo. Marín Correa hizo una investigación en la que mostró que los hermanos tienen empresas de “Reciclaje, artesanías y actividades inmobiliarias (…). Han participado en sociedades en Colombia, Panamá e Islas Vírgenes”.

Los colombianos han estado muy al tanto de las actividades de los hijos del ex-presidente. Para muchos esto no es más que otra de las caras absurdas del país, donde fundar empresa es muy complejo: el apoyo que reciben los empresarios del Estado es casi nulo y los impuestos son cada vez más altos. Pero los hijos de Uribe dicen que ellos han sido criados para ser empresarios y que por eso están preparados para ser hombres de éxito. Lo que se les olvida decir a los dos jóvenes es que han tenido privilegios en la información, para  comprar terrenos que luego resultan declarados como zonas francas.

También se les olvida contar, Tomás y Jerónimo Uribe, que tienen cómo pagar asesorías para poder tener empresas en paraísos fiscales. Y quizá tienen también como ser favorecidos en contratos, puesto que en Colombia el nepotismo y el cabildeo se utilizan no sólo en política sino en la empresa privada.

Colombia debe saber cuáles son los negocios de los políticos y sus familiares. A esto se le llama control social, control que ha venido en aumento con la llegada de las redes, pues a las investigaciones periodísticas se les suma la divulgación de formadores de opinión independientes que han crecido en número y calidad desde la llegada de las redes sociales. Sin embargo, los colombianos no conocen las declaraciones de renta de casi ninguno de sus dirigentes políticos. La transparencia no es un fuerte en nuestra política nacional. Por ello reiteramos que el control social debe crecer: como ciudadanos debemos compartir la información que se genera de manera seria y contundente de nuestros gobernantes y familiares.

Álvaro Uribe Vélez llegó a la casa de Nariño en su primer gobierno el 7 de agosto de 2002 y terminó su segundo mandato en 2010. Desde ese momento sus hijos fundaron nueve empresas, seis en Colombia, dos en Panamá y una en la Islas Vírgenes. Las tres más importantes y generadoras de ganancias son:  “Sapia, Ecoeficiencia y Zona Franca de Occidente. Entre las tres reportaron en 2011 activos por casi $80.000 millones, ingresos operacionales por casi $86.000 millones y ganancias por casi $8.000 millones.” Lo rebeló EL ESPECTADOR y lo han seguido haciendo más portales periodísticos.

Las preguntas que se desprenden de esta información son varias; además, se generan suspicacias. Son muchos los críticos que coinciden en este punto, pues cómo dos jóvenes llegan a altas instancias de poder sin un centavo en el bolsillo y terminan siendo más que millonarios. ¿Cuáles son las probabilidades de que suceda algo así? Plantearé a continuación algunas de las preguntas que considero que debemos plantearnos como ciudadanos que se esfuerzan en ejercer el control social; ojalá ustedes, lectores, puedan generar más y compartir este artículo, para entre todos buscar caminos que nos saquen de la iniquidad y pobreza que caracteriza a nuestra población:

  1. ¿ Por qué no conocemos las declaraciones de renta de nuestros gobernantes y funcionarios públicos? ¿Podría implementarse una ley que permitiera a cualquier ciudadano conocer la declaración de renta de todos los altos funcionarios de la Nación?
  2. ¿ Es posible que un funcionario o sus familiares hagan grandes fortunas si sus acciones se realizan siguiendo la ley?
  3. ¿ Hay una relación negativa, per se, entre lo público y la empresa privada?
  4. ¿Qué podemos hacer como sociedad para parar la corrupción en el sector público?
  5. ¿Podría el control social servir como herramienta para lograr cambios en el manejo del erario?
  6. ¿Qué más podemos hacer como ciudadanos para que el país camine hacia la transparencia en el manejo de sus recursos?
Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

2 thoughts on “La Fortuna de los Hermanos Uribe Moreno: Tomás y Jerónimo

  1. Si empezamos por romper la compra de votos algo mejorará. Propongo que votar sea una condición para obtener los derechos democráticos como comprar o vender inmuebles, autos, matricular alumnos, casarse, divorciarse, obtener licencias de toda índole, entrar a trabajar, etc. Requisito: el certificado de votación electoral. Algo así como el requisito de la libreta militar patra poder trabajar. los politiqueros les va a quedar muy difícil comprar tantos votantes. Si las ramas ejecutivas y legislativas mejoran, también mejorará la rama judicial. Ojalá haya un proponente para que estas ideas se vuelvan normas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *