Karl Marx hizo un perfil biográfico de Simón Bolivar: Su análisis arrojaba un Bolívar equivocado, ególatra, cobarde y fracasado. ¿La razón?


Por Sergio Estevan García Cardona @SergioEstevan1


El 7 de agosto se conmemora la Batalla del Puente de Boyacá, donde se selló la primera independencia de Colombia. Simón Bolívar condujo al Ejército Libertador a la victoria. ¿Qué tuvo que ver Marx en su historia posterior?

En 1856 Marx escribió “Bolívar y Ponte“, un texto que por encargo del New York Daily de Charles Dana debió elaborar para una propuesta de Enciclopedia de Grandes Hombres. Era un perfil biográfico que, al final, fue desechado por el mismo Dana. ¿Por qué?

Su análisis arrojaba un Bolívar equivocado, ególatra, cobarde y fracasado. ¿La razón? Las fuentes que utilizó Marx para elaborar ese perfil habían salido de la Biblioteca Nacional del Reino Unido, que contenía las impresiones de los oficiales británicos que lucharon en la gesta. 

Bolívar había prometido a estos títulos militares y extensiones de tierra que, al final, no entregó. Por tanto, sus opiniones sobre el Libertador no podían conducir a otra consideración. Así, Marx nutrió ese perfil de unas fuentes erradas pero, sobre todo, distorsionadas.

El texto no fue publicado inicialmente. ¿Cómo se masificó? El marxista argentino Aníbal Ponce lo descubrió en el archivo del Instituto Marx-Engels-Lenin de Moscú, donde trabajaba. Lo tradujo y publicó en la Revista Dialéctica #1 en 1936. ¿Reparó en sus errores o fue un descuido?

Reproduciendo el prejuicio argentino infundado de la disputa entre Bolívar y San Martín, Ponce permitió su publicación sin ninguna consideración contextual o análisis riguroso. En él se hablaba de un Bolívar antidemocrático, de carácter furioso y egolatría irredimible.
Ese texto sirvió de base al libro “Historia de los países coloniales y dependientes” de Rostovski, Miroshevski y Rubitzov. El artículo ahí contenido sobre la independencia de la Nueva Granada fue escrito por Miroshevski, en línea con la Escuela de Pokrovsky, una historiografía que posteriormente sería criticada por “mecánica y rutinaria, propia de la investigación marxista soviética”.
Los efectos principales de esta interpretación fueron (1) la expulsión de Bolívar del acervo emancipador, y (2) su apropiación por cuenta del proyecto conservador.
¿Por qué? Las erradas interpretaciones de la URSS sobre Bolívar fueron tomadas por la derecha continental como afrenta al Libertador, y fundamentaron la idea de que Bolívar siempre fue un personaje conservador y fascista. ¿Fascista? Sí, fascista. Fue Gilberto Vieira (luego Secretario General del Partido Comunista Colombiano) quien, en 1946, escribió el texto “Sobre la estela del Libertador”, combatiendo el análisis soviético de Bolívar, cuestionando los errores de Marx, y señalando su “significado político”.
Dos elementos, menciona Vieira, fueron centrales en la distorsión de Bolívar en la cabeza de Marx. Uno, el bonapartismo como fenómeno particular del siglo XIX (aparente resolución de la lucha de clases y ascenso de figuras encima de la misma: Luis Bonaparte y su 18 Brumario). Y dos, un método historiográfico antimarxista que unió los hechos negativos de la personalidad de un “gran hombre” para mostrar su carácter individual, pero no su lugar histórico, etc. En suma, dirá Vieira, un análisis no marxista del propio Marx.
¿Y el fascismo? Pues resulta que los textos de Ponce y los rusos se publicaron en los treinta, en pleno apogeo del fascismo. De ahí que la derecha internacional recogiera a Bolívar como un símbolo del anticomunismo. En Colombia, fue el Partido Conservador su punta de lanza. Y en Italia, al respecto, fue el nieto de Giuseppe Garibaldi quien, como teórico del fascismo, asoció a Bolívar con el bonapartismo y de paso, con el fascismo. Para éste, y para el “fascio”, el Libertador no era otra cosa que el fascista del siglo XIX.
El mérito de Vieira, al criticar a Marx y a los rusos desde una perspectiva marxista, fue arrebatar la figura de Bolívar de su interpretación reaccionaria, retardataria y conservadora. Y permitir ver, a la luz de la experiencia histórica, el Bolívar emancipador. 
El Bolívar de la Carta de Jamaica: antiimperialista, anticolonialista, antirracista, democrático y crítico de la modernidad capitalista y el expansionismo del imperio norteamericano. Ese fue El Libertador que se trajo a escena desde los cincuenta. Un Bolívar revolucionario que encuentra en la segunda y la definitiva independencia, tesis política desarrollada en Colombia por el PCC, la única posibilidad de emancipación en América Latina, y de liberación social de los pueblos sojuzgados del continente.

Tags: #KarlMarx, #SimonBolivar, #ElLibertador,


#SomosPeriferiaUrbana


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *