Karen Abudinen embolató un anticipo por 70 mil millones para llevar conectividad a las instituciones educativas de las regiones más remotas del centro del país

© Proporcionado por W Radio La polémica se dio a conocer durante la audiencia de adjudicación que se realizó en las últimas horas. Foto: Colprensa

Karen Abudinen embolató un anticipo por 70 mil millones para llevar conectividad a las instituciones educativas de las regiones más remotas del centro del país. 70 mil millones es una cifra astronómica. Que hacen un hueco en el erario. Esa cantidad de dinero fue entregado a una compañía fantasma, de la que todos los indicios dicen que era la elegida por Karen Abudinen para llevar conectividad a las instituciones educativas de las regiones más remotas del centro del país.

La periodista Paola Ochoa de La W viene realizando las denuncias casi desde el mismo momento en que empezó la adjudicación del contrato. «En diciembre del año pasado, durante la audiencia de adjudicación de esta licitación, alertamos que el abogado de uno de los proponentes (SES INRED) era al mismo tiempo asesor del despacho de la ministra, Karen Abudinen». Así lo denunció la periodista. [Aquí puedes ver el link].

Por aquella época, es decir en diciembre de 2020, La W ya había advertido que la empresa Centros Poblados no tenía experiencia ninguna en realizar la tarea para la cual sería contratada. De las diez empresas que estaban participando era la menos idónea. Pero para Karen Abudinen, ministra de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) esto no era relevante. Dijo en su momento que lo realmente relevante era que entregara más punto de conectividad. “Aquí no gana el que tenga mayor experiencia, gana el que daba mayor número de centros, mayor velocidad y mayor tiempo”  dijo Abudinen.

Pues la mitad del contrato fue entregado a Centros Poblados y la otra mitad a Comcel. La W seguía su pesquisa y se dio cuenta que las dos empresas estaban incumpliendo con el cronograma y aún así ya Comcel había entregado 700 puntos mientras que Centros Poblados ninguno. Pero sí había recibido un anticipo de 70 mil millones de pesos. Equivalente al 7% del contrato total.

Contra toda la evidencia la ministra seguía sosteniendo que todo iba muy bien. No obstante el peso de la evidencia decía otra cosa. Se descubrió que las polizas presentadas por Centros Poblados eran falsas. «En el curso de esta investigación también encontramos que no fue solo una sino que fueron tres las garantías bancarias falsas que se presentaron por parte de Centros Poblados. Estas tres pólizas tienen un valor total de $145.866 millones.»

A estas alturas en un país con instituciones robustas la ministra no solo tendría que haber renunciado sino que debería estar con medida de aseguramiento.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *