HiloTwitter

Hybris y el Poder

Por @Alejandrapenha

El mundo va mal y seguirá mal mientras continúe en manos de locos con poder. Basta con mirar a los líderes del mundo y en su gran mayoría sufren de ciertas patologías. Hablemos, por ejemplo, del síndrome de hybris y la megalomanía.

Hybris es un concepto griego que traduce “desmesura”, o lo que podríamos denominar . Hace referencia a las acciones crueles, vergonzosas y humillantes que un abusador comete sobre su víctima. No es difícil encontrar algunos ejemplos de desmesura en ciertos personajes cuando asumen el poder que los vuelve rígidos, egocéntricos, crueles, prepotentes y, en el fondo, irracionales. Finalmente son estos mismos quienes se aferran con uñas y dientes al poder.

Y es que, seguramente, al principio tienen dudas sobre sus capacidades. Luego, hacen surgir a su alrededor una legión de incondicionales, lisonjeros que los idolatran y que poco a poco los transforman pues se acostumbran a recibir halagos de todo tipo. Es entonces cuando empiezan a pensar que están ahí por mérito propio y entran en una ideación megalomaníaca cuyos síntomas son la sensación de propia infalibilidad y de que son insustituibles, capaces de realizar todo tipo de obras y planes estratégicos para perpetuarse en el poder.

La megalomanía es una enfermedad psiquiátrica que se caracteriza porque quien la padece tiene la convicción de que todo lo que dice, piensa o hace ES GRANDIOSO. Quienes la sufren son individuos vanidosos con un ego sobrevalorado y marcado complejo de superioridad. Por su parte, el síndrome o mal de Hybris ataca a políticos, directivos o ejecutivos de empresas que suelen padecer lo que la psiquiatría denomina un trastorno paranoide.

Nuestros destinos y los del mundo están dirigidos por un Hybris.

[Si deseas hacer una aporte para que el periodismo emergente siga creciendo y contribuyendo a la sociedad, puedes hacerlo a través de ⇒ Vaki]

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *