Bogotá

Hoy la xenofobia y aporofobia de Claudia López se volvió paisaje


Por Alexander Quiñones Moncaleano


Ayer hubo un asesinato en un articulado del sistema de transporte masivo de . La víctima fue un hombre de 41 años que respondía al nombre de Osvaldo Muñoz. A este hecho fatal hay que sumarle mil casos más de inseguridad, robo, hurtos a mano armada, atracos, ataques a autos en medio de los semáforos y más de 300 robos de smartphones que ocurren a diario en la capital. Está claro que la seguridad de la ciudad está desatendida.
La alcaldesa del cuidado, como ella misma se hace llamar, salió a dar una rueda de prensa. Y su intervención se tornó no solo excluyente sino xenófoba y aporofóbica. Sus palabras fueron de estigmatización hacia los migrantes y no hacia cualquier migrante: del árbol caído hacemos leña, reza el refrán. No es la primera vez que López sale con estos señalamientos de gran desconocimiento de las necesidades de un grupo humano que requiere de toda nuestra empatía: nuestros hermanos que llegan, como llegan todos los migrantes pobres del planeta, en busca de otros horizontes donde encontrar un mejor bienestar social.
Colombia, en general, y Bogotá, en particular, ha salido a descalificarlos y atacarlos. Una buena parte de la población los señala de criminales. La alcaldesa, que es”doctora, esto es, que ha estudiado con los más altos estándares de calidad en educación, sabe que esto no se debe hacer. Hacer una filiación entre un crimen y una nacionalidad no solo es xenofobia sino fascismo del más infame calibre. Esto logra estigmatizar al migrante, tal como lo hacía la Alemania de 1940 durante la ocupación Nazi. A los judíos de les ponía una estrella y se les confinaba en los guettos para luego exterminarlos.
 El “Pacto de Marrakech”
Colombia firmó el pasado 10 de diciembre de 2018 un tratado denominado: “Pacto de Marrakech”. “El pacto adopta acciones humanas, sensatas y mutuamente beneficiosas” que se apoyan en dos “ideas simples (…) la migración siempre ha estado con nosotros, pero debe ser administrada y segura; y en segundo, las políticas nacionales tienen muchas más probabilidades de tener éxito con la cooperación internacional ”, explicó António Guterres, secretario general de la ONU.
De acuerdo al organismo internacional, el Pacto es de carácter global y coadyuva a aprovechar los beneficios de la migración para impulsar el desarrollo de los territorios, así como la protección a los foráneos indocumentados. En esta propuesta se contemplan 23 grandes objetivos. Una de las primeras metas es la cooperación para abordar las causales de migración y plantear políticas que conduzcan a mejorar las vías de la migración legal.
A la alcaldesa de la capital colombiana hay que invitarla a leer este Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, adoptado por 150 gobiernos ante las Naciones Unidas. Porque no es la primera vez que López arremete contra nuestros hermanos venezolanos. Al inicio de la pandemia dijo que en lo referente a lo social no iba a hacer nada por estos migrantes. Que su responsabilidad llegaba hasta los habitantes de Bogotá que fueran colombianos. Esta xenofobia de Claudia López ya se volvió paisaje.

#SomosPeriferiaUrbana


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *