General Jose María Ramón Obando del Campo

El General Obando nació el 6 de Agosto de 1795 en Güengüé, en la hacienda Quebradaseca. Era hijo ilegítimo de dos jóvenes de la Aristocracia Caucana. Los clérigos de Popayán se opusieron a que fuese criado por una mujer soltera y por ello fue adoptado por unos ricos comerciantes pastusos, realistas. Los Obando del Campo. Cuando estalló la revolución en 1811 la familia se trasladó a Pasto  José María se unió al ejército realista  con el rango de capitán.

Por Martha Elena Rangel 

 

 

El General Obando nació el 6 de Agosto de 1795 en Güengüé, en la hacienda Quebradaseca. Era hijo ilegítimo de dos jóvenes de la Aristocracia Caucana. Los clérigos de Popayán se opusieron a que fuese criado por una mujer soltera y por ello fue adoptado por unos ricos comerciantes pastusos, realistas. Los Obando del Campo. Cuando estalló la revolución en 1811 la familia se trasladó a Pasto  José María se unió al ejército realista  con el rango de capitán. El 7 de Agosto de 1822, se incorporó a las filas independentistas y derrotó a los realistas de Pasto, con el grado de Coronel, Francisco de Paula Santander lo puso a cargo del mando civil y militar de esa ciudad.

Comprender el papel de Obando en la historia de Colombia requiere una descripción de la situación socio-económica e ideológica de la Gran Colombia y la disolución de ella.

La guerra de independencia no se puede catalogar como una revolución porque no produjo grandes cambios, continuaron las instituciones colonialistas, solo que manejadas por distintas manos.

El propio General Santander y sus grupos al mando, debían asistir a misa  a los diferentes templos, para refrenar los discursos realistas que se gritaban desde los púlpitos. Recordemos que mientras Bolívar lideraba la independencia de las provincias de la Gran Colombia, Santander quedó al mando de la presidencia.

La profunda división ideológica entre Bolívar y Santander, que terminaría en una total ruptura de relaciones entre ambos líderes, atizada por sus seguidores.

Bolívar defendía un gobierno centralista que consolidara el sueño de la Gran Colombia y Santander un gobierno federal. Las consecuencias de este nefasto  enfrentamiento fueron el atentado contra Bolívar, el destierro de Santander y los seguidores peleando el poder.

Malas noticias le llegaban a Bolívar por doquier, la más grave tenía que ver con el caudillismo en cada una de las provincias, las revueltas en Bolivia y la muerte de Antonio José de Sucre.

Sucre era el gran aliado de Bolívar, el único militar en el que podía confiar y compartían el sueño de la Gran Colombia. El odio de los partidarios de Santander era innegable. Acababa de enfrentar con el batallón rifles, una revuelta en el Perú y marchaba a Pasto para someter a esta ciudad que permanecía insurrecta. Su asesinato fue planeado en Bogotá. Si el mariscal Sucre hubiese tomado barco y arribado a Buenaventura, lo esperaba el General Pedro Murgueitio para darle muerte. Si continuaba el viaje y desembarcaba en Panamá, lo esperaba el General Tomás Herrera para acabarlo. Desde Neiva lo vigilaba el General José Hilario López. Por lógica  se dice que fue el General José María Obando, gobernador de la región, quien ordenó su muerte a 80 kilómetros de Pasto en la montaña de Berruecos.

La muerte de Sucre agudizó la rivalidad entre Santander y Bolívar, hasta que en la fiesta del Corpus Christi, Bogotá amaneció con toda clase de pasquines pegados en la calle en Contra de Simón Bolívar, Manuelita Sáenz y su amigo Rafael Urdaneta. Manuelita quiso arrancar los pasquines y se generó el enfrentamiento que terminaría con el derrocamiento del partidario de Santander, José Hilario Márquez.

La situación en Pasto fue peor, por el enfrentamiento directo de los conventos y el clero por tierras contra los partidarios de Santander y la acusación que pesaba sobre el General Obando por la muerte de Antonio José de Sucre.

Se levantó entonces en armas, (Favor leer la Guerra de los Supremos) Y fue derrotado en La Chacra, cerca de Cali en 1841. Tuvo que huir a Perú, en donde recibió asilo político, al llegar un Bolivarista al poder, se tuvo que exiliar a Chile.

Apoyó en 1849 la elección de José Hilario López, copartidario Liberal, y obtuvo el indulto. Ese mismo año, fue nombrado gobernador de Cartagena por el presidente López.

En 1853, con el apoyo de los artesanos y los maestros fue elegido presidente de la república. Crea el Partido Nacional (Tomado después por Rafael Núñez  y José Antonio Caro) pues su partido liberal está dividido entre gólgotas y draconianos.

Los draconianos eran viejos jubilados de las gestas libertadoras que se oponían a la abolición de la pena de muerte en Colombia, se consideraban herederos del General Santander. Los Gólgotas se consideraban liberales extremos pues promulgaban la democracia ilimitada, la libertad absoluta  y el libre comercio que perjudicaba seriamente al artesano nacional.

En efecto durante el gobierno de Obando se trató de redactar una nueva constitución, pero la gran mayoría en el congreso lo tenían los Gólgotas. El 21 de mayo de 1853 fue promulgada  la nueva carta para Colombia. Entre otras cosas promulgaba:

La total separación de la Iglesia y del Estado.

Promovía el sufragio Universal.

El poder presidencial se limitaba, al establecer los gobiernos provinciales  por decisión democrática en cada una de las provincias.

Los Gólgotas promovían una drástica reducción del ejército colombiano y la libertad comercial, a lo cual los Draconianos se oponían. Estos últimos encontraron apoyo en el partido Nacional, llamado después conservador,  que se oponía con ferocidad a la liberación total de esclavos, a la expulsión de Jesuitas y Dominicos, perpetrada por la anterior administración y a la libertad de pensamiento.

Las diferencias entre los Gólgotas y Draconianos culminó con un golpe de estado el 17 de Abril de 1854. Por el General José María  Melo.

Melo fue prontamente Derrocado, y Obando, se puso al mando de las tropas y trató de apaciguar los ánimos que por todo Nueva Granada, federal en ese momento, se manifestaban porque en varias provincias como Santander por ejemplo, habían ganado las elecciones los Gólgotas y estaban realizando cambios revolucionarios.

El general Obando murió en una emboscada el lunes 29 de abril de 1861 en una emboscada cerca de Subachoque (Cundinamarca) en una emboscada. Murió atravesado por una Lanza. No pudo salvar a Colombia de la polarización que atraviesa nuestra historia y que a tanta guerra nos ha llevado.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *