Víctimas

Estamos asistiendo a otro exterminio: ayer el de la UP, hoy el de las FARC



El Shabbat 



Estamos asistiendo a otro exterminio, o quizás es el mismo que se prolongó en el tiempo.

El exterminio de líderes sociales, sindicales, reclamantes de tierras, líderes comunales y dirigentes de izquierda es evidente: han sido perseguidos y asesinados en la historia contemporánea de Colombia. El ejemplo mas reciente y, sin embargo, poco conocido por el grueso de la población es el exterminio de los integrantes de la .

“Quiero hoy expresar en este acto público, como Presidente de la República y como Jefe de Estado, que el exterminio y desaparición de la Unión Patriótica jamás debió haber ocurrido; y reconocer que el Estado no tomó medidas suficientes para impedir y prevenir los asesinatos, los atentados y las demás violaciones, a pesar de la evidencia palmaria de que esa persecución estaba en marcha”, dijo Juan Manuel Santos ante cerca de 200 personas, entre los que se contaban líderes de ese movimiento político y sobrevivientes del genocidio. Como lo ha expresado el portal verdadabierta.com lo sucedido con la UP sí fue un genocidio político.

Para María Elvira Bonilla, Columnista de El Espectador, el genocidio empieza El 30 de agosto de 1986 con el asesinato de Leonardo Posada quien muere en los brazos de Lucho Garzón en Barrancabermeja. Uno de los 14 congresistas que acababa de elegir la Unión Patriótica. Para muchos estudiosos del conflicto armado colombiano basta con que alguien sea un dirigente o un líder social para que las fuerzas ‘oscuras’ del ParaEstado, o del Estado mismo, ejecute un asesinato o una desaparición. Muchos integrantes de la UP salieron al exilio, otros tomaron el camino de la clandestinidad y otros empuñaron las armas para evitar ser asesinados o desaparecidos.

Los nombres reconocidos de este exterminio son pocos pues la gran mayoría ha quedado sepultada en el anonimato de un genocidio que al parecer se vuelve a repetir hoy con los integrantes de la extinta guerrilla de las : sus excombatientes que están siendo diezmados día a día por fuerzas ‘oscuras’ bajo la mirada cómplice de las Fuerzas del Estado. El exterminio de la UP está documentado por el director colombiano Yezid Campos en el documental “:memoria de silenciados”, donde relata el genocidio que se llevo contra este partido político entre 1984 y 2002. Este documental busca construir una memoria desde las voces de las victimas, de aquellos que fueron exterminados sistemáticamente por expresar ideas distintas a las del pensamiento tradicional colombiano. Las víctimas de la UP sobrepasaron las 1500 ejecuciones extrajudiciales

Hoy vemos que todas las semanas son asesinados excombatientes de las FARC sin que nada pase, ni la sociedad civil es capaz de exigir que se detenga la horrible noche, el gobierno parece no importarle y los integrantes del partido político FARC son impotentes ante este genocidio.

Al menos 77 exguerrilleros de las FARC fueron asesinados en Colombia en 2019, según un informe del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, sobre los avances de la Misión de Verificación. “El número total de asesinatos desde la firma del Acuerdo Final de Paz llega ahora a 173, además de 14 desapariciones y 29 intentos de homicidio”, señala el documento que será presentado ante el Consejo de Seguridad de la ONU en enero de 2020.

En el informe, Guterres reitera su llamado “para que se adopten medidas más efectivas para proteger la vida de los y las excombatientes, teniendo en cuenta especialmente que el 2019 ha sido el año más violento para los exmiembros de las FARC-EP”. El documento, hace un balance de los avances referidos a la reincorporación económica, social y política de los miembros de las FARC en el último trimestre del año, y dedica buena parte a la situación de seguridad de los exguerrilleros. Entre esos crímenes destaca “como particularmente preocupante” el de Alexander Parra Uribe, quien fue asesinado el pasado 24 de octubre en el antiguo ETCR de Mesetas, Meta.

Hoy, 29 de enero de 2020 han asesinado tres ex combatientes, Luz Dary Pérez la asesinan en el Caquetá, junto a su hijo quien prestaba el servicio militar,  el último ayer,28 de enero de 2020 en el municipio de Ituango.

Tras ser trasladado a la morgue, se iniciaron los actos urgentes por parte de Policía Judicial y se determinó que la víctima es César Darío Herrera Gómez, exintegrante de las Farc, quien se acogió a los acuerdos de paz y se dirigía al Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (Etcr) que hay en Santa Lucía, Ituango.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *