Bucaramanga

En colegios de Bucaramanga niños comieron carne de burro suministrado por el PAE

Ángela Andrea Chacón, directora especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos de la Fiscalía, dio a conocer que se puso en evidencia en el Área Metropolitana de Bucaramanga, una actividad ilícita que representó un peligroso riesgo para la salud e higiene de los infantes que se beneficiaron del Plan de Alimentación Escolar, PAE.

La Fiscalía documentó que Fernando Trujillo Gómez, alias El Padrino o El Gemelo, un comerciante de la región,  era uno de los proveedores  del PAE y les proveía carne de caballo y de burro para que fuera consumida  en las raciones alimentarias del Plan de Alimentación Escolar.

A la semana se vendían entre dos y tres toneladas de este alimento que era consumido por los niños y niñas de colegios oficiales del Area Metropolitana de Bucaramanga. Estas actividades ilícitas y claramente violaciones a los derechos fundamentales de los niños se realizaron entre mayo del 2018 y septiembre del 2019, actividad que  dejaba ganancias superiores a los 500 millones de pesos.

Los hallazgos de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos de la Fiscalía y la policía, establecieron que Trujillo Gómez, en asocio con otras personas, compraba caballos y burros, muchos de ellos enfermos o muertos, en la Costa Atlántica y los traía a Bucamanga donde eran sacrificados y comercializados.

Se estableció que estos equinos se movilizaban con guías falsas.

La carne era tratada con químicos para alterar la contextura, intentar hacerla más blanda, darle un color rojizo , para hacerla pasar como carne de res.

Este alimento era empacado al vacío y sellado  con  etiquetas de empresas dedicadas a la comercialización de carne de res de la región.

La Fiscalía le imputó a Fernando Trujillo Gómez los delitos de corrupción de alimentos en concurso homogéneo y simultáneo en 18 oportunidades, fraude procesal y falsedad en documento privado.

En el desarrollo de la audiencia se presentaron conversaciones  telefónicas  entre el procesado y sus presuntos cómplices, en las que pedía inyectar la carne con más químico porque quedaba muy dura y en los colegios no la podían cocinar; así como mensajes en los que coordinaba la evasión de los controles fitosanitarios para movilizar caballos y burros, entre otras actividades ilegales.

El juez de control de garantía impuso a Trujillo Gómez medida de aseguramiento en centro carcelario.

#SomoPeriferiaUrbana


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *