Nación

El Senador Alexander López Maya denunció, en su cuenta de Twitter, presunta falsedad sobre los subsidios de ingreso solidario.



 El Shabbat 



“Busque la cédula 1111111111 y con la misma identificación aparece muerto el ciudadano y tiene nombres diferentes en bases de datos de diversos entes de control”, indicó.


El Gobierno de , por medio del Ministerio de Hacienda, hizo un protocolo para la creación del programa para atender las necesidades de los hogares informales en condición de pobreza y vulnerabilidad que no reciben ayuda a través de los programas sociales del Estado y que han visto afectado su ingreso por la cuarentena que se adoptó para enfrentar la pandemia del coronavirus. Por medio del decreto 518 del sábado 4 de abril, la entidad determinó los pasos, requisitos y reglas que tendrá este plan de alivios para al menos 3 millones de hogares en esta condición.

El programa, en el papel, es una herramienta poderosa que, como dijo el presidente de la República, marca un hito en política social en Colombia. No obstante, también todo indica que hay graves irregularidades en cuanto a los destinatarios de estos recursos. Ya en redes sociales se venían denunciando que los ingresos destinados a los más vulnerables no estaban llegando a donde realmente debían llegar sino que muchas ocasiones estaban llegando a personas que ‘no lo necesitaban’.

Pero lo que denunció ayer el senador , y se replicó en los pronunciamientos de muchos otros tuiteros, va mucho más allá. El ejercicio que hizo el senador López Maya fue tomar una serie de números de cédula y consultarlos en la página de Ingreso Solidario para hacerle seguimiento y control al gobierno y al mencionado programa. Encontró grandes anomalías que requerían la explicación del Gobierno Nacional. Sin embargo, la respuesta que dieron fue deshabilitar el botón de consulta de la página y, hasta el momento, la única explicación oficial que tenemos, es la que dio el coordinador de prensa del Departamento Nacional de Planeación, Luis Segundo Gámez, quien confirmó que efectivamente existen anomalías en la base de datos y que las están corrigiendo. Dijo también que la base sale de un cruce de información entre beneficiarios de programas sociales del Gobierno y el SISBEN. Aseguró asimismo al medio Cuestión Pública que quienes hayan recibido dinero sin ser beneficiarios tendrán que devolverlo, según el Decreto 518 art. 1 parágrafo 1.

Sea como sea, se han prendido las alarmas y las personas del común están haciendo control político y quieren explicaciones. Hay varios senadores que ya salieron a sentar una voz de protesta para exigir explicaciones, entre los que destacan Alexander López Maya y Gustavo Bólivar.

Pero resulta preocupante que todo este asunto no es nuevo. Las denuncias por malos manejos de las bases de datos de el Estado para las personas que necesitan ayudas y beneficios especiales han sido ya realizadas en otras ocasiones por parte de periodistas, formadores de opinión y portales independientes que hacen control político y social. Ejemplo de ello es lo que hizo Pares Colombia en septiembre de 2019, cuando denunció que había unos congresistas que estaban en las listas del SISBEN:

“Después de realizar una consulta en el sistema de beneficiarios del SISBEN, encontramos que en la actualidad existen 14 congresistas registrados en este sistema, siete (7) de los cuales se encuentran validados y siete (7) en validación por ingresos altos, es decir, su puntaje está siendo revisado por el DNP, dado que sus condiciones no parecen coincidir con lo registrado en el sistema. En los casos analizados, las últimas actualizaciones de los congresistas datan del año 2015 o de años previos, por lo que desde que asumieron su cargo no han realizado modificaciones de sus condiciones socio-económicas, a pesar de recibir salarios que rondan los 40 millones de pesos.

Los casos graves son los de aquellos con puntajes por debajo de los 59, dado que desde este puntaje empieza a permitirse el acceso a los beneficios y subsidios que el Estado dispone para los más necesitados. Por ejemplo, Niltón Córdoba Mayoma, senador del Partido Liberal del Chocó, quedó clasificado con un puntaje de 28,53 sobre 100 que, de ser validado, le daría derecho a subsidios y ayudas de 11 entidades del Estado.

Este congresista liberal ingresó al SISBEN en el 2013, un año antes de obtener una curul en el Congreso y después de haber ejercido como alcalde, concejal y tesorero municipal. Para tener una comparación del puntaje del congresista pedimos a un hombre que trabaja en el programa del Distrito Escobitas, quien devenga un salario mínimo al mes con el que sostiene una familia de cinco (5) personas, que nos compartiera su puntaje en el SISBEN.

Como se aprecia en la imagen, este es de 18,66, mientras el de senadores como León Fredy Muñoz, otro congresista del Partido Verde, es de 79 (lo que no le permite aplicar a ningún beneficio). En este orden, la calidad de vida del senador Córdoba estaría, según la encuesta que debería haber respondido para ingresar al SISBEN, más cercana a la del hombre que trabaja en el distrito que a la de su colega del Verde, lo cual resulta difícil de creer.

Otro caso es el del representante a la Cámara por el departamento de Caldas, perteneciente al Partido Conservador, Félix Chica, cuyo puntaje está en 33,79 que, de ser validado, le permitiría acceder a los beneficios del mismo número de entidades que a Córdoba. Su ingreso al SISBEN se dio en el año 2012, mientras ejercía como diputado del departamento de Caldas.

El SISBEN es el ‘Sistema de Identificación de Potenciales Beneficiarios de Programas Sociales que, a través de un puntaje, clasifica a la población de acuerdo con sus condiciones socioeconómicas’. A partir de dicho puntaje, los entes del ejecutivo tanto del nivel nacional como local seleccionan, dadas las partidas presupuestales con las que cuentan, a quienes entregaran los subsidios y ayudas que brindan.

Este es un proceso de identificación de beneficiarios que es semiautomático, pues una vez se encuentran validados los datos, la alcaldía selecciona automáticamente al número de beneficiarios que puede atender con los subsidios, del puntaje más bajo al más alto.

Los programas van desde subsidios al adulto mayor y la niñez, becas del extinto Ser Pilo Paga, hasta subsidios para apoyar a los pequeños campesinos otorgados por Ministerio de Agricultura[2], además de los programas sociales liderados desde los municipios y departamentos.

Para ingresar al SISBEN el usuario debe solicitar ante su alcaldía que se le practique la encuesta que permite puntuarlos, posteriormente el ente remite los datos al DNP que lo registra y valida la información. Adicionalmente, es responsabilidad de los beneficiarios modificar el puntaje cuando existe algún “Cambio en las condiciones sociales y económicas del hogar”. No obstante, el DNP realiza validaciones periódicas para detectar personas que a pesar de cambiar sus condiciones socio-económicas no actualizan su información (ver gráfica a continuación).

Aunque el salario no es un indicador que se tome en cuenta para puntuar en el SISBEN a un beneficiario, alegar que se tienen condiciones socio-económicas desfavorables cuando se devengan más de 40 millones de pesos resulta sospechoso, además de configurar una afrenta contra los millones de colombianos que sí se encuentran en condiciones desfavorables y ganan menos de un salario mínimo al mes.”

Pero volvamos al programa Ingreso Solidario. Éste tiene unos lineamientos que  explicaremos aquí.

¿Para quiénes están dirigidas las ayudas de Ingresos Solidario?

Las transferencias monetarias no condicionadas del programa, que se pagarán con recursos del Fondo de Mitigación de Emergencias, van dirigidas a las personas y hogares en situación de pobreza y vulnerabilidad, que no sean beneficiarios de los programas Familias en Acción, Protección Social al Adulto Mayor -Colombia Mayor-, Jóvenes en Acción o de la compensación del impuesto sobre las ventas -IVA, por el tiempo que perduren las causas que motivaron la declaratoria del Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica.

¿Quién y cómo determinará a los beneficiarios?

Lo hará el Departamento Nacional de Planeación, que en un acto administrativo expedirá el listado los hogares beneficiarios. Para ello, se tendrán en cuenta los hogares en situación de pobreza, pobreza extrema y vulnerabilidad que estén registrados en el SISBEN y que cumplan con criterio de ordenamiento de SISBEN. Para ello se podrá hacer uso de los registros y ordenamientos más actualizados de este Sistema aunque no estén publicados, de acuerdo con lineamientos establecidos en dicho acto administrativo y en el manual operativo que emita la entidad.

¿Hay otras fuentes de información?

Sí. El Departamento Nacional de Planeación podrá utilizar fuentes adicionales de información que permitan mejorar la focalización y ubicación personas y hogares más vulnerables beneficiarios del Programa de Ingreso Solidario. Además, estará facultado para entregar o compartir dicha información a entidades involucradas en transferencias no condicionadas.

¿Cuál será el monto a transferir?

Con en base lo anterior, el Ministerio Hacienda ordenará la ejecución del gasto y giro directo a las cuentas que señalen las diferentes financieras, mediante acto administrativo en el que se establecerá igualmente el monto de los recursos a transferir, la periodicidad y los mecanismos de dispersión.  El presidente Iván Duque dijo en días pasados que cada hogar recibiría unos 160.000 pesos por este concepto.

Para ello, podrá definir, en coordinación con otras entidades, los productos financieros y las entidades en las que los beneficiarios recibirán las transferencias monetarias no condicionadas.

¿Cómo evitarán que haya colados?

Las personas y hogares que reciban el ingreso solidario sin el cumplimiento de los requisitos establecidos y no lo informen a la autoridad competente, o las reciban de forma fraudulenta, incurrirán en las sanciones legales individuales a que hubiere lugar. La configuración de estos supuestos no conlleva responsabilidad para quienes participen en la implementación de este programa.

¿Cómo llegará el dinero?

El Ministerio de Hacienda podrá suscribir convenios y modificar los vigentes con la red bancaria y otros operadores para garantizar la dispersión de transferencias y aumentar la capacidad de dispersión y giros monetarios a la población.

¿Genera algún costo?

No. Según el decreto, los costos operativos para la entrega de las transferencias monetarias no condicionadas se asumirán con cargo a los recursos del Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome), y los beneficiarios del programa Ingreso Solidario no pagarán ningún tipo de comisión o tarifa por el retiro o disposición de las transferencias.

¿Genera impuestos?

No. Los traslados de los dineros entre cuentas del Tesoro Nacional-Ministerio de Hacienda y Crédito Público y las entidades financieras que dispersen las transferencias estarán exentas del gravamen a los movimientos financieros. Además, la comisión o servicio que se cobre por la dispersión de los recursos por parte de las entidades financieras a los beneficiarios del programa estará excluida del impuesto sobre las ventas –IVA-. Este ingreso solidario de los beneficiarios será considerado como ingreso no constitutivo de renta ni ganancia ocasional para efectos del impuesto sobre la renta y complementarios.

Recursos inembargables

De acuerdo con el decreto, los recursos de las transferencias del programa Ingreso Solidario serán inembargables y no podrán abonarse a ningún tipo de obligación del beneficiario con la entidad financiera a través de la cual se disperse la transferencia monetaria no condicionada.

Todas estas condiciones establecidas parecen apuntar a mejorar el alcance y efectividad que puede llegar a tener el programa. El monto, por su parte, podría ser muy inferior a lo que necesita un hogar para sobrevivir, pero se entiende que la idea es llegar a la mayor cantidad posible de hogares vulnerables. Lo que resulta inaceptable es que cualquier programa ideado por el gobierno quede a merced del control de personas inescrupulosas a las que no les importa la tragedia mundial ni el dolor individual, sino que esperan obtener provecho de recursos del estado aunque esto signifique un aumento en la desgracia de muchos otros compatriotas.

Cédulas falsas, beneficiarios multiplicados, personas que no necesitan el recurso y se quedan con él, empleados que aún recibiendo su sueldo no están dando lo mejor que pueden en esta crisis y esperan en cambio acogerse a exenciones para “aprovechar” el estado de emergencia,… todo esto no es muy distinto de los desfalcos a los programas de alimentación escolar, los engaños en épocas electorales, los cobros aumentados en tarifas de servicios públicos para rellenar agujeros fiscales o las cuotas que se exigen a muchos empleados para acceder a cargos de los gobiernos locales, departamentales o regionales. La confianza es el principio que nos permite vivir en el mundo, que hace posible que nos levantemos cada mañana y vayamos a dormir cada noche, intuyendo que todo lo que nos permite estar vivos estará allí al día siguiente. Pero la confianza es también el principio más traicionado en nuestra sociedad. La veeduría ciudadana, la preocupación por la inversión de cada peso que aportamos o de cada ciudadano que elegimos como representante, son maneras para salir de esta nube oscura que nos envuelve desde los lejanos tiempos de la conquista y la colonia.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *