Opinión

El periodismo tradicional quiere equiparar a Gustavo Petro con Álvaro Uribe ¿con qué intención?



El Shabbat



Por Alexander Quiñones-Moncaleano


La semana inmediatamente posterior a las elecciones varios periodistas de los medios tradicionales o `grandes medios’ salieron a decir que los grandes perdedores de las elecciones fueron Álvaro Uribe y Gustavo Petro. Se fueron en lanza en ristre contra Gustavo Petro y lo atacaron toda la semana, en especial Félix de Bedut, Daniel Coronell, Espinosa, y hasta el ‘iconoclasta’ Pirry.

Todos muy juiciosos y con grandilocuencia salieron desde sus plataformas a decir que Petro era uno de los dos grandes perdedores de las jornadas electorales. El otro titular que brilló por su falsedad y un análisis mas bien pobre donde decía: ¿Se acabó el miedo a Uribe y a Petro?

Una gran mayoría de periodistas y opinadores vienen diciéndonos que Petro es igual a Uribe, y que ambos vienen perdiendo fuerza. Y dejando en el aire que es desde el centro donde va a salir una opción viable y salvadora para Colombia. Dejando la sensación que será el Ballenero, el de la Donbernabilidad quien podrá llevarnos por caminos de verdadero cambio.

[Borregos y La Guardia Petroriana. Coronell un tiro en le pie |]

El periodismos colombiano, los micrófonos y plataformas no tienen el más mínimo problema de atacar a aquel que ha librado luchas verdaderamente fuertes contra la corrupción y la violencia que azota al país. Lo equiparan con Álvaro Uribe quien tiene a sus espaladas investigaciones por vínculos con el paramilitarismo, como lo dijo en su última columna C. Arteaga: ‘A quienes cometen el exabrupto y la malintencionada falacia de igualar a Petro con Uribe, les quiero preguntar:

¿Petro tiene 300 investigaciones congeladas? ¿Sus hijos se enriquecieron obscenamente durante su mandato? ¿Petro está involucrado en el genocidio de diez mil jóvenes («falsos positivos»)? ¿A Petro se le ha comprobado un sólo caso de corrupción por minúsculo que sea? ¿Petro o su familia está en los “Panamá Papers”. Y demás paraísos fiscales? ¿Petro cambió la Constitución (sobornando congresistas) para reelegirse? ¿Petro está acusado de masacres? ¿Petro firmó licencias de vuelo a capos como Escobar, Lehder o el clan Ochoa?’

Equiparando a Petro con Uribe

Quién esté enterado medianamente de lo ocurrido en la política colombiana no podrá estar de acuerdo con Coronell o De Bedut o con Espinosa o con La Revista Semana, cuando quieren a como de lugar equiparar a Petro con Uribe. Uno de los grandes logros que tiene tras de sí el senador Petro fue que en el año 2005, en medio de un debate de control político, destapó lo que hoy se conoce como parapolítica.

Los señalados en aquel histórico debate fueron el Senador Álvaro García Romero, como inspirador de un grupo paramilitar en 1997 junto con Salvador Arana (ex gobernador de Sucre), Miguel Nule Amín, Salvatore Mancuso, Eduardo Cobo (alias ‘Diego Vecino’, negociador en Ralito), Salomón Fériz (hermano del representante José Luis Fériz) y dos mayores del Ejército a quienes solo identificó como Barrera y Palomino, entre otros. En aquel debate, Gustavo Petro empezó contando la historia de cómo ese grupo asesinó a un jurado electoral en el municipio de San Onofre, para torcer la votación en favor de Julio Morris en las elecciones de gobernador en Sucre. Posteriormente el grupo organizó la masacre de El Chengue en enero de 2001, que dejó un saldo de 25 muertos. En el video que mostró Petro en medio del debate, se veía al alcalde de Robles, Eduardo Díaz, buscando al Presidente Uribe en un consejo comunal en Corozal (2003), para pedirle ayuda porque estaba amenazado de muerte; poco después, fue asesinado. 

Claro que Gustavo Petro se le pueden hacer muchas críticas. No obstante compararlo con el jefe natural de la ultraderecha colombiana es un exabrupto total. Afortunadamente hay mucha gente haciendo resistencia a los grandes voceadores del Establecimiento colombiano y han desde sus respectivas orillas señalado esta falacia que evidencia nada más y nada menos que un periodismo parcializado y al servicio de los grandes capitales.

#SomoPeriferiaUrbana


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *