Dossier Policía

El patrullero Harby Damian Rodríguez se descarga contra su compañero el también patrullero Juan Camilo Lloreda Cubillos

El patrullero Harby Damian Rodríguez se descarga contra su compañero el también patrullero Juan Camilo Lloreda Cubillos. Según Rodríguez quien golpeó a Javier Ordóñez fue su compañero Lloreda. En hechos que aún son materia de investigación y que no están del todo claro, el miércoles se llevó a cabo una audiencia virtual y allí hablaron durante la cuarta sesión del juicio disciplinario por abuso de autoridad y el homicidio que se les sigue por la muerte del estudiante de derecho Javier Humberto Ordóñez. El asesinato que conmocionó al país y desató una de las protestas sociales más contundentes que el pueblo colombiano haya registrado en su historia reciente. Tanto así que hubo más represión policial y de Estado. Donde hubo una masacre en la capital del país dejando 13 muertos, mas de 100 heridos y una larga lista de violaciones de Derechos Humanos.

El patrullero Juan Camilo Lloreda ha querido buscar la nulidad del procesos alegando falta de garantías procesales y un maltrato a su persona, cosa que los entes encargados de la investigación han desvirtuado. Pues ha alegado que no ha podido buscar abogado porque lo tienen aislado y sin acceso a teléfonos. Y que ni siquiera le han dado un abogado de oficio. Esto también fue desvirtuada porque como hizo saber el ente acusador Lloreda renunció a su abogado de oficio para llevar él mismo su defensa.

Como quedó registrado en el vídeo que se hizo rápidamente viral. Los hechos comenzaron en la avenida Cali con 26. En la ciudad de Bogotá. Los patrulleros Lloreda y Rodríguez recibieron un llamado para entender una pelea y se dirigieron al lugar, en donde un grupo de personas estaba peleando, entre ellos había personas identificadas como hinchas de Millonarios “que al parecer habían tenido problemas con Javier y sus acompañantes”.

El relato de Rodríguez señala que quién empezó la confrontación con ellos fuera el difunto Javier Ordóñez. No obstante recalca que él no participó de la golpiza que le dieron al estudiante de derecho en el CAI.

Rodríguez contó que le pidieron a las personas disiparse, luego “llegamos a la 77 a con 53 y nos acercamos a Javier y Wilder y les dijimos que se retiraran para sus casas y evitaran problemas, y ellos empiezan a insultarnos, que nos fuéramos de ahí hijueputas, sapos, ladrones, tombos, que eso era problema de ellos”, contó.

Añadió que esperaron con Lloreda a ver si Ordóñez y sus acompañantes efectivamente se entraban para sus casas y, cuando iban a arrancar en la motocicleta, “Javier se viene de frente a la motocicleta, se lanza de frente, y golpea a mi compañero Juan Camilo Lloreda en varias oportunidades en el rostro, casco y cabeza”.

Ante la situación, Rodríguez dijo que se hizo detrás de Ordóñez para atajarlo, pero que luego Wilder (Salazar) y Juan David, quienes estaban con el estudiante de derecho, se fueron hacia él, por lo que, como disuasión, hizo un disparo al suelo, entre tanto, Ordóñez seguía golpeando a Lloreda y aunque este último sacó su táser, no logró contener a Ordóñez.

“El compañero le hace el segundo impacto del táser en la espalda, yo logro cogerlo de un brazo para poder reducirlo. Cuando logramos reducirlo nos caemos al suelo los tres, mi radio se suelta y lo único que puedo llegar a hacer es poner mi cuerpo para poder sostenerle sus manos mientras mi compañero le dice que coloque las manos atrás, para poderlo esposar. Yo logro esposarlo solo de una mano pero él era un señor muy grande, con muchísima fuerza”, contó Rodríguez.

Rodríguez en su relato fue enfático cuando le pidió a su compañero Juan Camilo Lloreda no golpear más a Javier Ordóñez. Rodríguez dice que él no llegó con Ordóñez al CAI y que cuando llegó vio como “el compañero Juan Camilo Lloreda lo está golpeando con sus pies aproximadamente 4 veces en el estómago y las costillas”.

Al volver al CAI notó que Ordóñez, quien estaba de espaldas, “se está corriendo a la parte de atrás, pensamos que se estaba golpeando”. Sin embargo, luego notaron que la respiración Ordóñez era débil y llamaron a un vehículo para transportarlo a un centro médico. 

“Se le sueltan las esposas. Lo levanto de los brazos y lo vamos sacando con Wilder y Juan David.(quien había llegado al CAI) a la parte de afuera, lo suben al carro. Posterior el vehículo arranca con ellos tres en el vehículo, arranca para la clínica Santa María del Lago; y con Juan Camilo (Lloreda) nos vamos a la clínica detrás del vehículo”.

Al final de su relato dijo que “nos tocó cogerlo de un brazo y los pies hasta la entrada principal de reanimación. Y yo ingreso con Javier y los enfermeros hasta reanimación. Juan David comienza a insultarme, a decirme que me iba a matar”.

Después de dejarlo en el centro médico supo de la muerte que conmovió al país.

#SomoPeriferiaUrbana


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *