El criterio no lo venden en góticas


Por Alicia Sarmiento 


A propósito del Día del Periodista a celebrarse el 9 de febrero próximo, oportuno resulta recordar que los buenos periodistas no son los que obtuvieron un título de Comunicador Social en alguna prestigiosa Universidad; tampoco los empíricos que como yo llevamos 30 años en el oficio; ni aquellos que cortan y pegan información de aquí y allá para lograr un artículo.  La diferencia entre un buen y un mal periodista está en el criterio, en la intuición, eso que supera las verdades institucionales para abrazar como siempre debió ser, el lado débil de la cuerda, la verdad y la justicia.  Ser periodista no es solo saber qué, cómo, cuándo, dónde y por qué.  Sí, son pilares fundamentales de la información, pero eso sin criterio, no es nada.  Los buscadores de noticias, la inteligencia artificial jamás podrá reemplazar el criterio, la intuición, el olfato que nos hace obsesionarnos con un tema como lo hace un perro con su hueso.

El olfato, la intuición, en medio del caudal de información que circula en redes y medios oficiales e institucionales de Colombia y el mundo, me dieron un hueso para roer.  Entendí que la verdad sobre la pandemia no es la que circula libremente sino la que censuran las plataformas digitales.  Más allá de una entrevista juiciosa a un hombre de ciencia, de medicina, profesor de la mejor Universidad de este país, la Universidad del Valle, (en esto no soy objetiva, la amo aunque no la haya pisado nunca como estudiante) pero sobre todo ético, me convenció, de que “no estábamos tan desprotegidos”, tal como él lo dijo en la entrevista que me fue censurada en Youtube.  Paradójicamente muchos quieren hacernos creer que sí estamos desprotegidos y que la única opción es la vacuna de Pfizer, Moderna, Johnson & Johnson, la China, la Rusa o la cubana.

En medio de todas las versiones que circulan hay preguntas que no son respondidas satisfactoriamente:

  1.   ¿Por qué un desarrollo tan veloz con un virus que nos dicen es nuevo?  La respuesta no satisfactoria es que la ciencia avanza aceleradamente y que ya tenían desarrollos en la investigación para obtener vacunas contra el SARS (Síndrome Agudo Respiratorio Severo) y MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio).  Entonces la pregunta de una mujer de ciencia, de la médica salvadoreña María Eugenia Barrientos es simple, si ya estaban tan avanzados ¿Por qué no hay vacuna contra esas infecciones todavía?  Con esas enfermedades no se declaró Pandemia, pero son más letales que COVID 19.  Ahora bien, la cifra de muertes continuará siendo alta en la medida en que persistan los protocolos de la OMS, en el sentido de que “En pandemia toda muerte se presume consecuencia del Covid 19”.  Decesos por enfermedades como el cáncer, o las renales, que hoy han dejado de ser tratadas por el colapso de la red hospitalaria, están siendo sumados a la lista de muertes por Covid.

  1.   Así las cosas, con vacunas tan dudosas que aparentemente están causando muerte y contagios en los países donde se inició el plan de vacunación, ¿por qué desesperarnos por la vacuna cuando tenemos tratamientos tempranos?

  1.   ¿Cómo es posible que podamos justificar los argumentos de la Industria Farmacéutica para ocultar los componentes de la vacuna por temas de propiedad intelectual, cuando fueron financiadas con recursos públicos de varios países?

  1.   ¿Por qué aceptamos un producto del que no se hacen responsables sus fabricantes? Ya el gobierno colombiano anunció que “FIRMA DEL CONSENTIMIENTO INFORMADO ES NECESARIO PARA VACUNARSE”.En el boletín de prensa del 3 de febrero señala: “”El consentimiento informado es un procedimiento que para muchos colombianos es conocido, para otros va a ser un procedimiento nuevo. Consiste en que a cada persona se le dé la información necesaria y suficiente para poder tomar una decisión frente al proceso de vacunarse, para que autorice la vacunación”, señaló Fernando Ruiz Gómez, jefe de esta Cartera.”

Esto sumado al hecho de que las farmacéuticas exigieron y el gobierno así lo concedió, una cláusula que les exonera de responsabilidad por efectos adversos producto de la vacunación, debiera ser un indicador de que la vacuna no es confiable.  Hasta los “culebreros” ofrecen la devolución del dinero si el producto no funciona, y estas empresas con todo el poder económico que administran, se niegan a responder por los daños que su medicamento pueda causar.

  1.   Morirse podría ser lo de menos, sobrevivir con una Mielitis que condena a la invalidez o un Guillain-Barré, como sucedió con las niñas de Cali, Bogotá y Carmen de Bolívar en el Atlántico es otra cosa.En el municipio caribeño 15 niñas entre 11 y 15 años se desmayaron simultáneamente en mayo de 2014.  Imborrables me resultan las imágenes de los padres  de familia llevando a sus hijas desmayadas al hospital más cercano.  En principio se atribuyó a las papitas fritas y el agua que habían consumido, pero una vez descartado ese nexo causal, lo único anormal que pasó en la vida de estas niñas, sanas, deportistas, alegres y bailarinas, fue que recibieron la vacuna contra el VPH, Virus del Papiloma Humano.  Ocho de las 15 tuvieron que ser reingresadas y fue entonces cuando se conocieron casos similares en el resto del país.  Varias de estas niñas finalmente murieron.  Jamás podré olvidar este episodio porque en la misma época mi hija recibió la vacuna en su colegio sin mi consentimiento.  Tuve tanto miedo de que a ella le pasara algo similar.  Gracias a Dios no sucedió, pero si así hubiera sido, creo que aún no me habría recuperado de la experiencia de haber criado una hija sana que de la noche a la mañana desarrolla algo que no tendría porqué haber desarrollado.  El Instituto Nacional de Salud descartó que hubiese relación entre esos casos y la vacuna, pero resulta muy difícil creer esta “verdad oficial”.  Puede ser que la vacuna haya sido mejorada, muchas más mujeres la han recibido sin aparentes efectos adversos, pero el olfato, la intuición, llevan a considerar que la industria farmacéutica comercializa sus productos sin que estos hayan sido suficientemente ensayados.  Quienes han recibido la vacuna por estos días, podrían ser “conejillos de indias” para las empresas productoras de un medicamento, que al parecer todavía debe ser mejorado en muchos campos.  Nadie les devolverá la vida a los afectados ¿Qué sistema de salud responderá por el tratamiento y cuidado de los pacientes en que se convertirían quienes desarrollen estas enfermedades después de la vacuna?

  1.   ¿Por qué no trabajar la Inmunidad de rebaño con tratamientos como la Ivermectina?  Aunque el Gobierno de Slovakia ya autorizó su uso profiláctico y como tratamiento durante 6 meses, y el Instituto de Salud de Estados Unidos autorizó su uso a criterio médico, en Colombia seguimos negando los resultados de la Intervención Temprana en el Hospital Geriátrico Ancianato San Miguel, asegurando que es tóxico, que no hay estudios, pero los resultados de este antiparasitario cuyo uso en humanos fue autorizado en 1987, demuestran que en más de 30 años de utilización, nadie ha muerto o desarrollado efecto adverso alguno.  Pregunté al Profesor Oscar Gutiérrez, mi científico de cabecera en estos asuntos, si tomando la Ivermectina podríamos generar inmunidad de rebaño y su respuesta fue:

“Probablemente sí porque la Ivermectina no previene la infección. Usted tomando Ivermectina bien puede infectarse y producir su propia inmunidad, lo que afecta es la tasa de replicación del virus que es en última, el responsable del  cuadro tan grave, cuando el sistema inmune responde: a un mayor número de viriones, más intensa es la respuesta”.

Las personas infectadas despiertan su propio sistema inmune para desarrollar anticuerpos contra el parásito.  Infectarse y tratarse con la Ivermectina de manera temprana o profiláctica, implica que no llegaremos a la 3ª fase de la infección, no habrá la hiper-reacción de nuestro sistema y no llegaremos por tanto al momento en que los propios órganos son atacados por el sistema inmune.

Aquí resulta oportuno utilizar el ejemplo que nos dan algunos científicos: personas contagiadas por VIH se consideran infectadas, las personas que desarrollan SIDA, son catalogadas como enfermas.  No es lo mismo estar infectado que enfermo.  En el mundo 89 millones de personas han muerto de SIDA, no de VIH.  Las personas infectadas reciben tratamiento farmacológico, de no ser así los decesos por SIDA, serían infinitamente superiores.

Las personas contagiadas por SARS COV2, están infectadas, las que desarrollan la respuesta inmune fuerte, están enfermas de COVID 19, Covid 19 es una enfermedad autoinmune provocada por el SARS COV 2.  Si no damos tratamiento farmacológico a las personas infectadas, los muertos por Covid 19 serán muchos más de los que hoy se registran.  ¿No deberíamos implementar protocolos distintos al acetaminofén en la primera etapa de la infección, o ante el riesgo de contagio de manera profiláctica, en lugar de esperar la respuesta inmune agresiva?

Hoy el criterio médico y el criterio periodístico, pero también el político, están a prueba.  Por desgracia el criterio, el buen criterio, como el buen oído para bailar, no lo venden en góticas, no se encuentra en la botica y al final de la pandemia, habrá gente con graves cargos de conciencia, si la tienen; otras personas en cambio, dormirán tranquilas, con la satisfacción del deber cumplido.

El médico Raúl Salazar, otro de los héroes en esta pandemia que ha salvado muchas vidas y expuesto la suya ha dicho y aquí lo repito: “Al final de la pandemia solo existirán dos clases de médicos: los que hicieron todo por salvar a sus pacientes y los que los dejaron morir”.  ¿Cómo seremos clasificado nosotros, los periodistas? Creo que también seremos los que contribuyeron a informar para salvar vidas y los que no.

Las Prohibiciones Vs el libre albedrío


Tags: #AliciaASarmiento , #SARS-COV2, #Opinion, #Vacunas,


#SomosPeriferiaUrbana


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *