El Asbesto, un problema de salud pública

Colombia está en mora de legislar para que el asbesto salga de circulación y no siga dañando vidas. Hay una ley que lleva más tiempo de la que cualquier colombiano sensato pueda esperar que se promulgue y cumpla. Hoy conocemos esa ley que hasta la semana pasada estaba en el tercer debate de los cuatro que necesita para ser aprobada y es conocida como  Ley Ana Cecilia Niño.

Asbestos warning sign. View my

Redacción elshabbat

Colombia está en mora de legislar para que el asbesto salga de circulación y no siga dañando vidas. Hay una ley que lleva más tiempo de la que cualquier colombiano sensato pueda esperar que se promulgue y cumpla. Hoy conocemos esa ley que hasta la semana pasada estaba en el tercer debate de los cuatro que necesita para ser aprobada y es conocida como  Ley Ana Cecilia Niño.

El asbesto es una fibra compuesta por seis minerales microparticulados cuyas propiedades industriales son explotadas en la fabricación de más de tres mil productos, entre los que se cuentan frenos de carros, cemento, tuberías, tejas, trajes de bomberos, cobijas, y hasta pijamas para niños. La versatilidad del asbesto es asombrosa. Fuera de ser un efectivo aislante térmico y acústico, es anti-inflamable, resistente a la fricción y a los cambios de pH. Es un material ideal a los ojos de la industria. Es el material perfecto.

El asbesto es una fibra compuesta por seis minerales microparticulados cuyas propiedades industriales son explotadas en la fabricación de más de tres mil productos, entre los que se cuentan frenos de carros, cemento, tuberías, tejas, trajes de bomberos, cobijas, y hasta pijamas para niños. La versatilidad del asbesto es asombrosa. Fuera de ser un efectivo aislante térmico y acústico, es anti-inflamable, resistente a la fricción y a los cambios de pH. Es un material ideal a los ojos de la industria. Es el material perfecto.

Berlin - Ernst-Reuter-Platz Werbung Eternit : Fotografía de noticias

Las víctimas del asbesto son, por lo general, masas anónimas de personas que nunca pudieron establecer un vínculo entre su enfermedad y la exposición a la fibra. Pero en ocasiones las víctimas del asbesto cobran identidad y acuden a los estrados judiciales.  Así ha ocurrido con las demandas interpuestas por antiguos trabajadores y residentes de zonas donde operan plantas industriales que utilizan asbesto en su producción. Por ejemplo, en 2009 la Fiscalía italiana acusó penalmente a dos antiguos gerentes de plantas Eternit (que pertenece a la compañía Belga Etex y que existe también en Colombia) en el norte del país por la muerte de más de dos mil personas que durante tres décadas (1960-1980) estuvieron expuestas al asbesto. En 2012 una Corte halló culpables a los gerentes de Eternit y los condenó a dieciséis años de cárcel. A partir de ese punto se inició un enrevesado proceso de apelaciones que ha llegado hasta la Corte Suprema y la Corte Constitucional italianas, las cuales todavía no han emitido un fallo definitivo.

Muchas víctimas del asbesto en Colombia también han señalado nexos con plantas de Eternit Colombiana S.A, una empresa que actualmente provee más de 50.000 empleos directos e indirectos y cuenta con fábricas en Bogotá, Barranquilla y Yumbo. Ana Cecilia Niño, una periodista que murió en 2017 con 42 años por causa de un mesotelioma pulmonar relacionado con la exposición al asbesto, es el caso insignia de las llamadas “víctimas de Eternit”. En un artículo publicado en 2015 por El Espectador, Ana Cecilia relató lo siguiente sobre su primera visita al consultorio del médico que le trató su cáncer: “Yo recordé que vivimos en el barrio Pablo Neruda. Fueron 17 años cerca de la planta de Eternit, al lado de su relleno de material inservible, conviviendo con los vecinos que trabajaban en la planta”.

Ese mismo artículo recoge los casos de varios extrabajadores de Eternit que han muerto o sufren de enfermedades vinculadas al asbesto. A diferencia de lo que ha ocurrido en países como Italia, en Colombia las Cortes todavía no se han pronunciado sobre los cientos, o tal vez miles de casos de personas afectadas por el asbesto. Sin embargo, es muy probable que tarde o temprano los jueces colombianos terminen emitiendo fallos sobre daños asociados al asbesto, especialmente si se tiene en cuenta que esta fibra es un enemigo silencioso y paciente: luego de la exposición puede pasar un periodo de latencia hasta de cuarenta años, antes de que se manifieste una patología grave.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aconsejado a todos los países de todo el mundo eliminar todos los tipos de asbestos para erradicar las enfermedades cancerígenas asociadas, como el cáncer de pulmón y la mesotelioma. Según la Asbestos Disease Awareness Organization (ADWO), más de 40.000 personas mueren cada año en Estados Unidos por enfermedades asociadas al asbesto.

A pesar del llamado de la OMS, Fast Company informó que bajo la administración de Trump, “la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por su sigla en inglés) lo ha hecho más fácil para que las compañías introduzcan nuevos productos con asbesto en Estados Unidos”. Aunque Asbestos Nation estima que 55 países han prohibido el cancerígeno, este tema abre una pregunta común: ¿mi país ha prohibido el asbesto?

En Colombia en marzo pasado el Juzgado 39 Administrativo de Bogotá le ordenó al Estado implementar una política de sustitución de este material en un plazo de cinco años. Al respecto, a finales de 2018 el Senado aprobó la “Ley Ana Cecilia Niño”, en honor a esta mujer que durante 17 años estuvo expuesta al asbesto en los lugares de almacenamiento de desechos al aire libre de la planta de Eternit. Cecilia Niño murió en agosto de 2017 a causa de un cáncer producto de la exposición a la fibra.

Según la senadora Nadia Blel, autora del proyecto de ley para prohibir el asbesto en Colombia, en el país han muerto más de 1.700 personas por cáncer de pulmón producto de su exposición a este material, y más de 250 por mesotelioma.

A esto se le suma la Comisión Séptima que aprobó esta iniciativa en el tercero de los cuatro debates de este proyecto, que busca prohibir la producción, comercialización y distribución del asbesto a nivel nacional.

Con este nuevo impulso, el proyecto queda a un solo debate de convertirse en realidad, pero queda en una verdadera carrera contra el tiempo, pues debe ser aprobado antes del próximo 20 de junio, cuando finalizan las sesiones ordinarias del Congreso.

Por otra parte, Daniel Pineda González, el esposo de la fallecida Ana Cecilia Niño, aseguró que según informes de la Fundación que lleva el nombre de su fallecida esposa, siguen siendo miles los colombianos los que están muriendo de forma silenciosa por la exposición prolongada al mineral.

“Hay una proyección estadística que se debe basar, no solamente en el registro médico de muerte de las personas”, dijo Pineda González.

Es por eso que en el país, específicamente Boyacá se convirtió en el primer departamento de Colombia en prohibir el uso de asbesto en contratación de obra pública.

El gobernador Carlos Andrés Amaya, manifestó que se trata de un esfuerzo por las próximas generaciones, en pro de la calidad de vida.

“Prohibir el asbesto es una acción por la vida, por las futuras generaciones, por un mundo mejor y porque gobernamos para la gente, por Boyacá”, dijo Amaya.

Un estudio realizado por la Universidad de los Andes, investigación liderada por el profesor de ingeniería ambiental y Ph.D de Johns Hopkins Juan Pablo Ramos, fue enfático y con pruebas científicas muy claras llegó a la conclusión que el asbesto debe salir del mercado para que no siga dañando mortalmente vidas.

A continuación, presentamos un listado recopilado por Laurie Kazan-Allen de la International Ban Asbestos Secretariat (IBAS) sobre los 65 países y regiones que han prohibido el asbesto alrededor del mundo:

Europa

Alemania

Austria

Bélgica

Bulgaria

Croacia

Chipre

Dinamarca

Eslovaquia

Eslovenia

España

Estonia

Finlandia

Francia

Gibraltar

Grecia

Holanda

Hungría

Islandia

Irlanda

Italia

Letonia

Liechtenstein

Lituania

Luxemburgo

Macedonia

Malta

Mónaco

Noruega

Polonia

Portugal

Reino Unido

República Checa

Romania

Serbia

Suecia

Suiza

Medio Oriente

Arabia Saudita

Bahréin

Irak

Israel

Jordania

Omán

Qatar

Turquía

Asia

Brunei

Corea del Sur

Japón

Taiwán

África

Algeria

Djibouti

Egipto

Gabón

Mauricio

Mozambique

Seychelles

Sudáfrica

Latinoamérica

Argentina

Brasil

Chile

Honduras

Uruguay

Oceanía

Australia

Nueva Caledonia

Nueva Zelanda

 

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *