Política

El Ágora de los Discursos Políticos: Colombia     

Por Jorge Pabón
@Sonrientiviris

Es el paradigma de una transformación popular lo que ha movido las masas; lo que ha movilizado a esos muchos que tienen poco y han sembrado temores en esos pocos que tienen mucho. Pero es también la ironía de una democracia sesgada por los intereses y la sed de poder de quienes se han resistido a desprenderse de él; de quien ha consolidado sus intereses y económicos dictando los designios de un bienestar individual o muy poco equitativo que ha primado sobre las necesidades de la mayoría. Lo más parecido a un juego de tronos.

Estas elecciones presidenciales están inmersas en un desconcierto social intenso, la paleta de opciones es plural, como es plural la batalla campal de proyectos políticos; y esta pluralidad solo desemboca en una singularidad, el pueblo elige a sus gobernantes, pero prevalece esa metáfora popular que dicta que el pueblo es gobernado por los dirigentes que se merece. ¿Y acaso nos hemos merecido ser el primer país, el número uno, el que encabeza la lista de los países con mayor desigualdad social en el mundo? ¿Hemos merecido que las mafias se anden paseando por ahí, sin temer a la justicia, por los pasillos de la corte suprema de justicia, por el capitolio nacional, por el salón elíptico?

Hemos obedecido y replicado con vehemencia los designios que nos ha impuesto la voz de la tiranía, la voz de aquellos que han extraviado aquel prefacio popular del gran líder que decía “El pueblo es superior a sus dirigentes”. Muy seguramente extravían ese legado porque nunca han tenido un vínculo cercano con la historia, con esa historia que ha enseñado el hambre, la miseria, la desigualdad. Estos desconocedores de la historia, asumen un rol de sumisión, aceptando ser manipulados por aquellos que creen haber sido llamados a vulnerar los derechos de los menos favorecidos, a oprimir a aquellos que en su condición de no tener nada, miran con recelo y desconfianza a aquellos que lo tienen todo.

Solo usted, quien está leyendo estas líneas, decide; si contempla como única opción el cambio, porque su condición de individuo social ya está exhausta de lo mismo, o si por el contrario, decide darle continuidad al aparato político al que hemos estado sometidos desde siempre. Usted decide.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *