Edwin Ballesteros a rendir indagatoria por el caso del entramado criminal que involucra a Richard Aguilar

El representante del Centro Democrático, Edwin Ballesteros. FOTO: Archivo particular

Edwin ballesteros es llamado por La Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia para que el 23 de agosto sea la fecha de la indagatoria que deberá rendir el representante a la Cámara por el Centro Democrático Edwin Ballesteros.

El representante tendrá que rendir indagatoria por cinco delitos: concierto para delinquir, interés indebido en la celebración de contratos, contrato sin cumplimiento de requisitos legales, peculado por apropiación y cohecho.

Su investigación se derivó de una compulsa de copias que hizo el 25 de septiembre de 2019 la Fiscalía General a la Corte Suprema por la presunta comisión de delitos contra la administración pública, en atención a testimonios recopilados por el ente investigador que lo involucrarían en hechos de corrupción.

Se trata del mismo caso por el que el exgobernador de Santander Richard Aguilar fue capturado el pasado 27 de julio, por presuntamente liderar un entramado criminal para direccionar contratos a cambio de millonarias coimas.

Para la Corte, la información suministrada por testigos en el proceso de Aguilar “adquiere consistencia probatoria en este caso”, por lo que el CTI de la Fiscalía tendrá que realizar un análisis de los contratos presuntamente irregulares que se celebraron en Norte de Santander.

Dentro de los contratos que se presentaron está una consultoría entre la Empresa de Servicios Públicos de Santander y la firma Ingream SAS, por más de 1.188 millones de pesos en 2014, para las obras de rehabilitación y mantenimiento del acueducto del municipio de Sucre.

Así mismo, se tendrán que demostrar las supuestas irregularidades en el contrato firmado con la empresa Unión Temporal Enciso Potable por valor de 471 millones de pesos.

La alta corte también investiga si Ballesteros tuvo que ver en actuaciones aparentemente irregulares en el contrato celebrado en diciembre de 2015 con la Unión Temporal Acueducto de Landazuri. En dicha contratación los investigadores encontraron en una inspección realizada en marzo de este año que la obra fue suspendida y abandonada, después de recibir un anticipo de 1.738 millones de pesos.

Así mismo, se estudia un supuesto acuerdo entre Ballesteros con el exgobernador Richard Aguilar en el que se habría comprometido a entregar los contratos de obras de los acueductos de Chipatá y Barichara a Octavio Reyes Sarmiento y que se habría recibido la suma de 600 millones de pesos.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *