Economía

La “imbecilidad” de Duque: No son ellos, claramente, los imbéciles.   

Por
Andrés Arellano Báez
Escritor
Profesional en Finanzas, Gobierno y
Relaciones Internacionales

Acaba de publicar, el Times, un segundo artículo que estudia en profundidad los resultados de la política tributaria del presidente de los , el indescriptible Donald Trump. Su dictamen es el mismo dado por : la rebaja en impuestos a las empresas no ayuda en nada a subir los salarios y sí a enriquecer a los hombres encima de la cadena alimenticia capitalista.

¿Qué se ha hecho el ahorro otorgado, el subsidio entregado como sociedad a los más ricos del país?

Hace pocas semanas anunciaba la compañía Apple una valoración bursátil de un trillón de dólares. El análisis más superficial del mundo sobre el hecho dejaba ver que no había habido un incremento alucinante en ventas, o que se hubiera descubierto una nueva tecnología.  El precio de la acción del gigante explotó por la recompra de ellas por parte de sus ejecutivos. En breve: se ahorraron los impuestos y ese dinero lo usaron para comprar acciones de su empresa, valorizándolas exponencialmente.

El resultado de la política no fue el esperado por el pueblo norteamericano, no fue el prometido por el presidente de su país; pero sí, indudablemente, el proyectado por el establecimiento político y económico. Sabía él que iba a ser así: en 2004, los recortes impositivos de Bush tuvieron exactamente el mismo resultado.

Iván y su ministro estrella, el evasor panameño Alberto Carrasquilla, proponen igual medida para Colombia: bajar impuestos a las grandes corporaciones, porque con esa medida se ahorraran un dinero el que usarán para invertir y crear más y mejores empleos. Al igual que sucedió en los Estados Unidos, no será ese el resultado acá.

Pero ellos lo saben. No son unos imbéciles desubicados. Por el contrario, son unos avezados y maquiavélicos políticos. Aquí como allá, será esta una medida que enriquecerá a unos y empobrecerá a otros. Pero no le queda duda a nadie: es ese el tipo de medida que desde el poder deben implantar.

¿A quién le cabe en la cabeza que si Sarmiento Ángulo mañana se gana un Baloto, va a usar el dinero del premio para subir los salarios de sus empleados? Porque eso es la deducción de impuestos: un Baloto que le regala la sociedad a los hombres más ricos del país.

No son ellos, claramente, los imbéciles.

no critiques, crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *