Deslegitimar la protesta social y estigmatizar a quien se atreva a alzar la voz

La manifestación fue la más multitudinaria de las que se ha celebrado desde el inicio del movimiento antigubernamental. / EFE

El Centro Democrático tiene y ha tenido la virtud, si se le puede llamar así, de inventarse enemigos públicos para desviar la atención de lo verdaderamente importante  y así construir narrativas de odio con las cuales pueda manipular a las masas. Y a decir verdad, les ha funcionado, pero también es cierto que cada vez les funciona menos. Ayer tenían a las ‘Far’ como su enemigo público número uno y así mantenían los reflectores lejos de lo verdaderamente importante que es, en últimas, la búsqueda del bienestar social para todos los ciudadanos del país. Para ellos el bienestar es un privilegio de unos cuantos, de una élite extractiva que acapara tierras, renta y capital mientras que la mayoría de ciudadanos padece por la falta de derechos fundamentales que debe tener: educación, salud, vivienda y trabajo. Los mínimos elementales.

Se opusieron a la firma del tratado de paz con las Farc-EP porque sabían que esto era dañino para su agenda política de guerra y miedo. Y han querido por todos los medios hacer trizas el tratado. A la fecha han asesinado más de 160 excombatientes; ya hay muchos analistas hablando de exterminio. No hay derecho que condenen a un pueblo a la guerra y quieran mostrarse como salvadores.

Acabadas las ‘Far’, de manera rápida hallaron su siguiente enemigo público: Venezuela o el CastroChavismo, este último con la anuencia de los gringos que tienen bloqueado al gobierno venezolano y los hace parecer como si estuviesen en una crisis perpetua. El enemigo también puede ser el Foro de Sao Paulo o todo aquel que se atreva a alzar la voz será tildado de anarquista internacional. La Derecha se da sus licencias para crear narrativas que logren crear un ambiente de zozobra y miedo.

Ya sacaron un vídeo donde muestran a un encapuchado diciendo que van a a incendiar al país. Dicen que es “de buena fuente”, que se los hicieron llegar en un Carulla. Un vídeo que se ve impostado y falso. No obstante hay quienes le creen a esta caterva de mentirosos y manipuladores profesionales. Y ni hablar del famoso ‘Centro’. En situaciones de desigualdad y donde peligra la vida de las personas no puede haber un centro. El centro es una derecha light que desea hacer política sin tomar una postura manifiesta y sacar provecho del residuo que dejan los dos extremos. Así lo dice el profesor candiense ALAIN DENEAULT: LOS LIBERTARIOS DE DERECHAS ASEGURAN HABER DECLARADO LA GUERRA A TODA ESTRUCTURA SOCIAL, SALVO LA DE LA GRAN EMPRESA, QUE VEN COMO UN MODELO A SEGUIR. Esos libertarios de derechas son lo que en Colombia conocemos como centro.

Hoy quieren estigmatizar a todo aquel que piense diferente, como lo están haciendo con levyrincon, un tuitero que tiene una gran audiencia y que es capaz de insultar a nuestros dirigentes políticos, que se lo merecen por corruptos y cínicos. No obstante el país está cambiando, lento, pero va cambiando y busca maneras de afrontar a los guerreristas y desenmascarar a esa derecha light que encuentra sus máximos representantes en personajes como Juanita Goebertus o Nany Pardo, Daniel Samper Ospina o Mafe Carrascal.

Salir a manifestarse en contra de un gobierno que todo lo hace mal, no debe avergonzarnos; es un deber como ciudadanos y un derecho consagrado en la constitución del 91 en el artículo 37 : Toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Sólo la ley podrá establecer de manera expresa los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho. La derecha y el centro tienen miedo de la manifestación política y más cuando todo el continente arde bajo las manifestaciones populares. Lo repito: en situaciones donde peligra la vida no puede haber aguas tibias.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*