Daniel Samper Ospina y el Sesgo de confirmación



 El Shabbat 



El ‘periodista’ y humorista que no hace reír sino a incautos, Daniel Samper Ospina, hizo un trino en el que acude en defensa de lo privado, del resguardo de la moral privada del presidente de la República y dice, palabras más palabras menos, que la vida privada de un ser humano es eso, privada y que nosotros no debemos meternos a hurgar en sus inmundicias morales. En cierta manera le cabe razón. No obstante, Dany (como es conocido por amigos y no tan amigos) olvida que Iván Duque es un personaje público y que sus asuntos, casi todos sus asuntos, nos deben importar. Pues un personaje público abandona su privacidad cunado elige ser eso, hombre público. Claro, hay matices; pero en el caso de una ‘moza’ o del rumor de una moza a la cual se le crean puestos a medida, ahí sí debemos preocuparnos. Acá ya entramos en el nepotismo y manejo del erario.

Otro asunto que olvida el señor humorista es su sesgo de confirmación. Si alguno se pregunta ¿qué es el sesgo de confirmación? debo decir que la respuesta es sencilla pero su análisis complejo: «El sesgo de confirmación es la tendencia de una persona a favorecer la información que confirma sus suposiciones, ideas preconcebidas o hipótesis, independientemente de que éstas sean verdaderas o no. El fenómeno también es conocido con el nombre de sesgo confirmatorio o sesgo de mi punto de vista». El sesgo de confirmación también es conocido como la recolección selectiva de evidencia. Es considerado un efecto del procesamiento de información, en virtud del cual la gente se comporta de manera tal que sus expectativas se hagan realidad. La gente tiende a favorecer la información que confirma sus ideas preconcebidas o hipótesis, independientemente de la veracidad o falsedad de esa información.

Dany parece un experto ‘usador’ de este concepto. Pues cuando es Duque el que tiene moza hay que respetarle la vida privada pero cuando es Petro al que se le indilgan cachos o cualquier otro asunto que tiene que ver con celos y demás relaciones maritales se le debe publicar una columna y escudriñar lo mejor posible.

Esto nos confirma lo que casi todos ya sabemos: el centro siempre conducirá a la mediocracia, o mejor, a tender puentes hacia la derecha radical antes de acudir en ayuda del beneficio de la mayoría.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*