Dossier Antropología

Cuerpos de un ‘noble’ y su ‘esclavo’ desenterrados de las cenizas en la excavación de Pompeya

Los restos óseos de lo que se cree que fue un hombre rico y su esclavo. Que intentaba escapar de la muerte por la erupción del Vesubio hace casi 2.000 años han sido descubiertos en Pompeya. Confirmaron el sábado funcionarios del parque arqueológico en Italia.

Partes de los cráneos y huesos de los dos hombres se encontraron durante una excavación. De las ruinas de lo que una vez fue una elegante villa con una vista panorámica del mar Mediterráneo. En las afueras de la antigua ciudad romana destruida por la erupción del volcán en el 79 d.C.

Es la misma zona donde se excavó un establo con los restos de tres caballos enjaezados en 2017.

Funcionarios de Pompeya dijeron que los hombres aparentemente escaparon de la caída inicial de ceniza del Monte Vesubio. Y luego sucumbieron a una poderosa explosión volcánica que tuvo lugar a la mañana siguiente. La última explosión “aparentemente invadió el área desde muchos puntos, rodeando y enterrando a las víctimas en cenizas”, dijeron funcionarios de Pompeya en un comunicado.

Los restos de las dos víctimas

Los restos de las dos víctimas. Tendidos uno al lado del otro de espaldas. Los encontraron en una capa de ceniza gris de al menos 2 metros (6,5 pies) de profundidad, dijeron.

Como se ha hecho cuando se han descubierto otros restos en el sitio de Pompeya, los arqueólogos vertieron tiza líquida en las cavidades, o el vacío, dejado por los cuerpos en descomposición en la ceniza y la piedra pómez que llovió desde el volcán cerca de la actual Nápoles y demolió el niveles superiores de la villa.

La técnica, pionera en el siglo XIX, da la imagen no solo de la forma y la posición de las víctimas agonizantes, sino que hace que los restos “parezcan estatuas”, dijo Massimo Osanna, arqueólogo que es director general de la parque arqueológico operado bajo la jurisdicción del Ministerio de Cultura italiano.

A juzgar por los huesos craneales y los dientes, uno de los hombres era joven, probablemente de entre 18 y 25 años, con la columna vertebral con discos comprimidos. Ese hallazgo llevó a los arqueólogos a plantear la hipótesis de que era un joven que realizaba trabajos manuales, como el de un esclavo.

El otro hombre tenía una estructura ósea robusta, especialmente en el área del pecho, y murió con las manos en el pecho y las piernas dobladas y separadas. Se estimó que tenía entre 30 y 40 años, dijeron funcionarios de Pompeya. Se encontraron fragmentos de pintura blanca cerca del rostro del hombre, probablemente restos de una pared superior derrumbada, dijeron las autoridades.

Ambos esqueletos se encontraron en una habitación lateral a lo largo de un pasillo subterráneo, conocido en la época romana antigua como un criptoporticus, que conducía al nivel superior de la villa.

“Las víctimas probablemente buscaban refugio en el criptoporticus, en este espacio subterráneo, donde pensaban que estaban mejor protegidas”, dijo Osanna.

En cambio, en la mañana del 25 de octubre de 79 d.C., una “nube ardiente (de material volcánico) llegó a Pompeya y … mató a cualquiera que encontrara en su camino”, dijo Osanna.

Basado en la impresión de los pliegues de la tela que quedan en la capa de ceniza, parecía que el joven llevaba una túnica corta y plisada, posiblemente de lana. La víctima mayor, además de llevar una túnica, parecía tener un manto sobre su hombro izquierdo.

El monte Vesubio sigue siendo un volcán activo. Mientras continúan las excavaciones en el sitio cerca de Nápoles, los turistas actualmente están excluidos del parque arqueológico bajo las medidas nacionales anti-COVID-19.

Fuente: EuroNews


#SomosPeriferiaUrbana


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *