Deporte

COLOMBIA: Una Nación que dura noventa minutos. Son solo dos horas.    

Yesid Espinosa
@YESIDESPINOSAZ

Dos horas, conformadas por 90 de juego, 15 minutos de descanso entre tiempos y 15 minutos más, sumadas las caprichosas adiciones hechas por el árbitro al finalizar cada periodo. Por dos horas — quizá un poco más, este país dividido estratégicamente por los políticos y cosido a medias por sus rencores y atrocidades es una . Por ese corto lapso, somos un solo pueblo y tenemos, dependiendo del resultado, una sola tristeza o una sola alegría. La derrota o la victoria de once colombianos, es la derrota o la victoria de 50 millones.

En esos once muchachos de razas, regiones, idiosincrasias, familias y clubes diferentes, proyectamos nuestros sueños y frustraciones. Les exigimos más a ellos que a nuestros gobernantes e instituciones (quizá también confiamos más en ellos). Les pedimos a ellos que hagan por este país, con un balón, lo que los dirigentes con el presupuesto nacional, los empresarios con sus capitales y los ciudadanos con actitud y trabajo no hemos hecho.

Este país absurdo en el que hay que preguntar si se quiere la paz y si quiere la honradez, le demanda a esos once muchachos que unan esta colcha de retazos que, a duras penas, se vincula por la madeja de sus rencores y sus horrores. Y ellos, no sé si conscientemente, lo intentan y lo logran por dos horas.

Pero la tregua termina cuando el árbitro señala el centro del campo y hace sonar su silbato. Con ese gesto y ese sonido — Cenicienta al dar las doce— el hechizo se rompe y esa nación que duró dos horas, estalla en los odios, las ambiciones y las perfidias de siempre.

Terminado el partido esa nación se desvanece, el pueblo sólido se atomiza, pierde esa ilusoria unidad en la que se reconocía y todos regresamos a la tradicional tarea de ser enemigos.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *