Periodismo

Colombia en medio de una masacre continua

El diez de agosto nos enteramos de la de dos jóvenes. Cristián Caicedo y Maicol Ibarra, de 12 y 17 años, fueron a dejar su tarea al colegio y paramilitares los asesinaron en límites entre Cauca y Nariño. No habían pasado tres días y nos estremeció la muerte de 5 adolescentes entre los 14 y 16 años masacrados en un barrio popular en el suroccidente de Cali.

A los niños de Cali los torturaron, los degollaron y sus familiares los encontraron en medio de un cañaduzal. Juan Manuel Montaño de 15 años, Jair Andrés Cortez de 14 años, Jean Paul Perlaza de 15 años, Leyder Cárdenas de 15 años, Álvaro José Caicedo de 14 años. Los familiares denuncian que hay participación o connivencia con la Policía.

Ayer también fueron cegadas la vida de 9 jóvenes en Samaniego, Nariño. Estaban en medio de una fiesta cuando llegaron hombres armados y masacraron a 9 jóvenes y dejaron heridos a otros más. El gobernador ha denunciado que la violencia a escalado el territorio.

Según el líder social Harold Montufar Andrade, el Departamento de Nariño tiene 100 homicidios por cada 100 mil habitantes, y esta cifra lo catapulta a hacer uno de los territorios del planeta mas violentos. Los colombianos exigen al gobierno nacional que pare ya las masacres.

No han acabado unos colombianos de enterrar y llorar a sus muertes cuando otros les toca la misma suerte. Los titulares de prensa están copados de masacres, muerte y barbarie, y las autoridades no es mucho lo que quieran hacer. Los muertos los están colocando los colombianos más vulnerables; comunidades afrodescendientes, campesinas e indígenas las que más sufren este flagelo de la violencia.


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *