Claudia López mintió a sus electores para llegar al Liévano 

Claudia López mintió a sus electores para llegar al Liévano, miente, ¿seguirá mintiendo? Cuando la alcaldesa, lesbiana, alternativa y ‘anticorrupción’ anunció que daría vía libre a la licitación que abrió su antecesor y mentor Enrique Peñalosa de Transmilenio por la Avenida 68

Captura de Pantalla de un vídeo de Claudia López en Twitter



El Shabbat 



Claudia López mintió a sus electores para llegar al Liévano, miente, ¿seguirá mintiendo? Cuando la alcaldesa, lesbiana, alternativa y ‘anticorrupción’ anunció que daría vía libre a la licitación que abrió su antecesor y mentor Enrique Peñalosa de Transmilenio por la Avenida 68, siguió marcando su línea de gobierno, que no va a ser otra que congraciarse con los grandes capitales y lavarse las manos diciendo que Kike la dejó maniatada y que ella «sin el soporte de una solicitud expresa de la procuraduría o de un juez la licitación de la troncal de la 68 los expongo a todos ustedes a que de sus bolsillos, de sus impuestos tengan que pagar las eventuales demandas que nos pondrían los proponentes que ya radicaron oferta en esa licitación y que legitimamente tienen una expectativa, ese es el problema que tenemos hoy», se ele escucha decir a la alcaldesa.

El asunto es delicado, pues conlleva a someter a la ciudad a más Transmilenio, a más transporte inviable, y luego también va a meter a Transmilenio por la 7ª.

En toda su campaña como atestiguan los numerosos vídeos que hoy circulan por la red donde asegura de manera vehemente que no permitirá que Transmilenio entre a la troncal de la 68 y mucho menos por la 7ª, no sin razón hoy una gran mayoría de sus electores le reclaman que les mintió y ni que hablar de los que no votaron por ella porque sabía que sería el continuismo de Enrique Peñalosa, como hoy lo está demostrando.

Hoy sale a manipular y a desviar la atención descargando su responsabilidad como gobernante utilizando las maneras que todos los gobernantes utilizan a la hora de empezar a gobernar y es no haciéndose responsable de sus funciones para lo que la eligieron.

Danilo Palacios en una columna publicada recientemente en Las2Orillas enumera 5 técnicas  de manipulación discursiva utilizadas en la declaración de la alcaldesa sobre la adjudicación de la troncal de Transmilenio en la Av 68, yo le agregaría una 6ª para cerrar su actuar frente a su trabajo, que no es más que hacer lo mejor para los bogotanos en todas las materias: movilidad, seguridad, salud, educación, derecho a la protestas y un largo etcétera.

6 técnicas discursivas utiilizadas por Claudia López

1. Culpar al predecesor: todo el tiempo culpó a Peñalosa -como Duque a Santos- de abrir la licitación a pesar del pedido suyo de que no lo hiciera. Se justificó retóricamente poniéndose a la sombra de un proyecto aprobado antes por el exalcalde, enfatizando en que tiene toda la voluntad, pero no se puede.

2. Crear drama y tensión: “¡Nos queda este día, pocas horas!”, -noten su angustia- “¡si aún como yo quisiera, llega una solicitud de la Procuraduría General de la Nación!” -suspenso. “Yo no quiero esa troncal” pero me toca. Así se victimiza: libera su culpa y queda como que tuvo toda la intención. Estrategia discursiva.

3. Crear miedo: Si suspendo la licitación, dice, “los expongo a todos ustedes a que de sus bolsillos, de sus impuestos, tengan que pagar las eventuales demandas que nos pondrían”. Así desvía la carga y se asume como defensora del bolsillo del ciudadano, creó un tema nuevo, y redujo la presión para oponerse a la licitación.

4. Sentimentalizar una decisión impopular. “…muy a mi pesar tenemos que hacerlo y no podemos parar”. Así contiene emocionalmente a sus críticos.

5. En toda esta retórica veloz estos aspectos son imperceptibles y ahí radica la efectividad del mensaje. Así tejió una narrativa con datos técnicos y jurídicos, que no son del dominio común, encubriendo retóricamente otras posibilidades de acción.

6. Hacer referencia a la estrategia de recurrir a niños en un discurso o debate con el fin de conmover a la audiencia, de modo que se deje llevar más por las emociones que por la razón, o también conocida como pedofrastia

 

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *