Guarda de Seguridad se suicidó con su arma de dotación en Floridablanca

Guarda de Seguridad se suicidó con su arma de dotación en Floridablanca. El hombre se llamaba César Bautista. Los hechos ocurrieron en el conjunto Balcones de Ruitoque. El hombre estaba en su puesto de trabajo cuando tomó la terrible decisión. Hoy familiares, amigos y la empresa para la que labura se pregunta por qué llegó a esa decisión.

El hecho ocurrió en la madrugada de este martes cerca de la puerta de entrada de la etapa II, cuando el vigilante accionó su arma de dotación, un revólver calibre 38, para dispararse en la cabeza.

Unidades del CTI realizaron la inspección técnica del cadáver de César Bautista en el lugar de los hechos, en el kilómetro 7 en la vía que comunica a Floridablanca con Bucaramanga.

Hasta el momento se desconoce qué llevó a César a tomar la decisión de quitarse la vida.

“Desde el 2003, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud, ha promovido cada 10 de septiembre el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. El objetivo de este día es concientizar a nivel mundial que el suicidio puede prevenirse”.

El territorio de Santander no está fuera de la problemática del suicidio que cobra vidas de manera que a veces ni se pueden medir, ni mucho saber el impacto que genera en el entorno próximo. La tasa de intento de suicidio, según información suministrada por la Fundación Saldarriaga Concha, fue de 50.8 por cada 100.000 habitantes en 2018, una cifra levemente por debajo de la tasa nacional que es de 52.

En el caso de Bucaramanga, por el contrario, la cifra sí supera la media nacional. Con una tasa de 60,5, fue el municipio del departamento que más casos de intento de suicidio reportó el año pasado, con un total de 320 personas.

Las cifras también muestran que 28 de los municipios del departamento tienen una tasa de intento de suicidio mayor que la nacional. Algunos como Charta, reportaron 117,7 casos; Coromoro, 157; Enciso, 287; Oiba, 106,3; San Miguel, 130, y Zapatoca, 125.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *