Capturaron  al empresario  Fernando Marín Valencia por supuesto soborno

Al  empresario de la construcción dueño de la firma MARVAL, se le inició  investigación por presuntos ofrecimientos de dinero que habría realizado a comienzos de este mes de mayo, con el objetivo de adquirir beneficios en actuaciones judiciales que se le adelantan por el delito de lavado de activos relacionado con el escándalo de corrupción del ‘carrusel’ de la contratación en Bogotá.

Es señalado de lavar plata del ‘carrusel’ y, ahora, de ofrecer dinero por beneficios judiciales.

El empresario santandereano, Fernando Marín Valencia, fue capturado este sábado en Bogotá por funcionarios del CTI de la Fiscalía.

Al  empresario de la construcción, dueño de la firma MARVAL, se le inició  investigación por presuntos ofrecimientos de dinero que habría realizado a comienzos de este mes de mayo, con el objetivo de adquirir beneficios en actuaciones judiciales que se le adelantan por el delito de lavado de activos relacionado con el escándalo de corrupción del ‘carrusel’ de la contratación en Bogotá.

La Fiscalía informó que en las próximas horas, en Barranquilla, por ser la ciudad donde presuntamente ocurrieron los hechos, Marín Valencia será llevado ante un juez de control de garantías para legalizar su captura.

Ante ese juez, la Fiscalía le imputará cargos por su presunta responsabilidad en el delito de soborno. El ente investigador ya le había imputado cargos por lavado de activos.

Marín  sería una de las piezas clave para sacar del país el dinero de los sobornos pagados a los hermanos Samuel e Iván Moreno Rojas.

De acuerdo con los investigadores, parte de los sobornos que recibieron los hermanos Moreno terminaron invertidos en un condominio del empresario en Miami.

Para la Fiscalía es claro que Marín recibió en una ocasión 2.223 millones de pesos en cheque y en otro momento 2.500 millones de pesos. Este último pago habría sido entregado en efectivo en la oficina del contratista Emilio Tapia Aldana, condenado por el ‘carrusel’ de contratos. 

“Entre el año 2010 y 2011 Fernando Marín Valencia le solicitó a Tapia Aldana realizar un contrato para la ejecución de una obra con el fin de justificar el dinero que había sido consignado en su empresa en 2009”, dijo en su momento el fiscal del caso.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *