?? Bukele es acusado de violar DD.HH. a la población carcelaria en El Salvador

El 25 de abril Bukele estableció emergencia carcelaria como medida represiva a la ola de violencia que sucedió en el país durante el fin de semana. Más de 50 asesinatos ocurrieron en ese período, según el Gobierno, por órdenes de pandilleros recluidos.

TWITTER @PRESIDENCIASV Image caption El gobierno de El Salvador difundió imágenes de reclusos amontonados en filas, algunos de ellos portando mascarillas.



El Shabbat 



Bukele cruza más líneas para desvirtuar la democracia de El Salvador. Las imagénes de presos salvadorños que recorren el mundo.

Bukele se cree una especie de enviado divino que puede ejercer su poder retando todos los contrapoderes y mecanismos que tiene la democracia. Estas estructuras son fundamentales para tener un equilibrio vinculante en todos los sentidos que una nación necesita para inscribirse en los acuerdos entre los ciudadanos y los poderes que emanan del pueblo.

No obstante la figura autoritaria de Bukele ha pasado las fronteras que las democracias trazan para el buen arbitrio de las sociedades. Bukele goza de una gran popularidad de su pueblo, a quien gobierna por medio de su cuenta de Twitter. En febrero dejó claro que podía llevar todo al extremo cuando «Por primera vez en la historia, un presidente utiliza al ejército para tomarse la Asamblea Legislativa y amenaza con disolver el Congreso. Nayib Bukele organizó este domingo 9 una concentración con miles de simpatizantes frente al Órgano Legislativo y dio un ultimátum de siete días a los diputados si no ceden a su presión y autorizan la negociación de un préstamo de $109 millones.»

El domingo 9 de febrero, convocó a cerca de 5000 personas frente al palacio del primer órgano del Estado y entró al salón donde se realizan las plenarias a rezar rodeado de soldados con fusiles. Salió y dijo que Dios acababa de hablarle y pedirle paciencia. O sea, Dios le pidió no seguir con su plan de desmantelar el Legislativo. Ni siquiera durante la guerra civil salvadoreña los militares se habían tomado la Asamblea. Bukele, fiel a su estrategia de manual populista (Dios, el pueblo, las emociones y los enemigos), argüía que todo tenía que ver con el bienestar de la gente. Luego se demostraría que era una estrategia de marketing que se le salió de las manos. Esperaban desviar la atención de temas que lo incomodaban.

Hoy acaba de cruzar otra vez la línea.

El 25 de abril Bukele estableció emergencia carcelaria como medida represiva a la ola de violencia que sucedió en el país durante el fin de semana. Más de 50 asesinatos ocurrieron en ese período, según el Gobierno, por órdenes de pandilleros recluidos.

Te puede interesar: [La Mara Salvatrucha, La Pandilla Más Famosa Y Violenta Del Planeta]

Para enfrentar lo sucedido, el presidente le garantizó a policías y militares que serían respaldados legalmente ante cualquier tipo de señalamientos “injustificado” por su actuar. “El Gobierno se encargará de la defensa legal de quienes sean injustamente acusados, por defender la vida de la gente honrada”, expresó Bukele.

Mientras, pidió a la Fiscalía procesar a los “aliados de las pandillas”. No obstante, aprovechó la oportunidad para aportar matices políticos. “Instamos a la oposición a que se ponga del lado de la gente honrada, y a las instituciones que controlan a dejar de proteger a quienes asesinan a nuestro pueblo”, dijo.


“Se acabaron las celdas de una misma pandilla, hemos mezclado a todos los grupos terroristas en la misma celda, en todos los centros penales de seguridad. ¡El estado se respeta!”.


Las imágenes que recorren el mudo dan muestra de la violaciones a las que están siendo sometidos los presos salvadoreños.

El presidente Bukele autorizó a la Policía y al Ejército a utilizar “fuerza letal” para combatir a las maras. | Foto: EFE

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *