Breve Historia de la Esclavitud

SAN BASILIO DE PALENQUE, COLOMBIA - JANUARY 28, 2017: Two Palenquero men sit idly outside a building where a little girl is seen playing in the back on January 28, 2017 in San Basilio de Palenque, Colombia. Centuries ago, escaped slaves built isolated forts in the jungles that surround Cartagena, the main port for incoming slaves in Colombia. This strongholds for escaped slaves survived because of its isolation among the hills and swamps about 50 kilometers outside Cartagena. According to the locals in 1713 the inhabitants declared it the first independent community in the Americas. (Photo by Kaveh Kazemi/Getty Images)

Por Martha Elena Rangel

Cursillo de Historia II

Para someter a un ser humano a la condición de esclavo, era necesario someterlo a un entorno extraño, ajeno, agresivo. Era la única manera de reducirlo a mercancía y que por algún tiempo lo permitiera. 

SAN BASILIO DE PALENQUE, COLOMBIA – JANUARY 28, 2017: Two Palenquero men sit idly outside a building where a little girl is seen playing in the back on January 28, 2017 in San Basilio de Palenque, Colombia. Centuries ago, escaped slaves built isolated forts in the jungles that surround Cartagena, the main port for incoming slaves in Colombia. This strongholds for escaped slaves survived because of its isolation among the hills and swamps about 50 kilometers outside Cartagena. According to the locals in 1713 the inhabitants declared it the first independent community in the Americas. (Photo by Kaveh Kazemi/Getty Images)

A media noche escucho adentro
De mi latir, vibrar, sonar
El tambor que tocaron mis abuelos.

Sus negras manos
Golpean sobre el pecho
Por el camino cierto
Del corazón.

Sus negros dedos
Posados en mis sienes
Transitan el sendero de los sueños
Entre las pausas
Del ancestral concierto
Oigo romper cadenas
En la esclavitud del silencio.
A media noche
Solo. Soñando despierto.
Helcías Martán Góngora

Yo jamás he comprendido como podemos los mestizos y criollos de América, ser racistas cuando el hombre afro jamás pidió migrar hacia este lado del mundo. Fueron arrancados de sus tribus, de su tierra y de su patria, y lo que es peor, los esclavizaron. Para someter a un ser humano a la condición de esclavo, era necesario integrarlo a un entorno extraño, ajeno, agresivo. Era la única manera de reducirlo a mercancía y que por algún tiempo lo permitiera.

Más o menos a mitades del siglo XVI, 1551, La corona española inició la trata de esclavos africanos. Los portugueses los cazaban, los intercambiaban por mercancía, los empacaban en las bodegas de las Nao, encadenados, mal comidos y zarpaban rumbo a Cartagena. Muchos morían durante el trayecto. Los sobrevivientes, los desembarcaban, los maquillaban y les daban de comer, para obtener un mejor precio.

Por si fuera poco, los sacerdotes cartageneros, les practicaban la última agresión, para acabar con su individualidad y romper de una vez por todas con su origen, los bautizaban con un nombre cristiano, generalmente sacado del libro de los santos, que nada significaba para él. Me explico, una mujer que se llamaba Aidah, (Visitante), de un momento a otro la llamaban Pancrasia y tenía que responder, de ahora en adelante a este nombre cuando se le ordenara, so pena de castigo.

BOSTON, MA – NOVEMBER 10: From left, Kevin Peterson, Celestina Crenshaw and Avonte Dabney portray slaves waiting to be sold during a slave auction reenactment protest outside Faneuil Hall in Boston on Nov. 10, 2018. The demonstration called for the building’s name to be changed because of its namesake’s association with the slave trade. (Photo by John Blanding/The Boston Globe via Getty Images)

Traten ustedes de imaginarse si hoy, encadenados y amarrados, pierden su nombre y le colocan uno que ni si quiera puede pronunciar.

El Bautismo cumplía dos funciones básicas en el proceso de cosificación de la persona, como nos cuenta el Profesor Francisco Zuluaga, experto en el tema de la Universidad del Valle: En primer lugar, ayudar en el proceso de sumisión, pues convertirse al catolicismo era ganar el cielo y en segundo lugar, agradecer que sus amos los quieren mucho y si son obedientes, pues los cuidarán, curarán y los harán felices en su cautiverio.

American Civil Rights activist Rosa Parks poses as she works as a seamstress, shortly after the beginning of the Montgomery bus boycott, Montgomery, Alabama, February 1956. (Photo by Don Cravens/The LIFE Images Collection/Getty Images)

Ante estas humillaciones, el esclavo jamás se rindió, ejerció una resistencia pasiva: postura orgullosa, hipocresía, guardó para sí su nombre africano, su raíz, su esencia y se negó a asumir el apellido de sus amos. Ejerció también una resistencia activa: Se negó a aceptar el concepto de familia tradicional católica para organizarse en una comunidad matriarcal y escapaba a la menor oportunidad para internarse en la manigua.

El africano esclavo, jamás accedió a la tierra, ni siquiera como liberto, la corona española lo prohibía específicamente. Por ello, se ubicaron en las afueras de las poblaciones y fueron los primeros colonizadores de tierras salvajes, inhóspitas y no exploradas. Estos asentamientos fueron definitivos para las guerras de independencia y la liberación de Cartagena, pues jamás se imaginaron los españoles, la fuerza que los atacaría por la retaguardia.

La liberación de esclavos se generó por tres motivos: Escape, manumisión por compra de su propia libertad o manumisión por gracia o graciosa, otorgada por el amo.

Todo depende del sitio a donde los llevaron:

Población esclava existente en Colombia, 1775-1851

Años Población Total Esclavos Proporción
1778 798956 62547 7.82%
1825 1129174 45133 4.00
1835 1570854 37547 2.39
1843 1812782 25591 1.41
1851 2105622 15972 0.76

Fuente: Fondo Negros y esclavos, Antioquia, 1730-1830.

Antioquia por ejemplo, dedico la gran mayoría de los esclavos a la minería. Cuando la explotación de las minas de oro entró en crisis, durante el siglo XVIII, poseer esclavos se convirtió en un lujo muy costoso y decidieron impulsar su manumisión. Esto significaba que los esclavos se compraran a sí mismos. Es mentira por tanto, que fueron los primeros en darles la libertad, como muchos libros de historia lo aseguran.

Existieron dos formas de lograr acordar el precio de la manumisión comprada: Un acuerdo entre el amo y el esclavo y otra por peritos del gobierno de la provincia, quienes determinaban por edad, sexo, capacitación, etc., determinaban su costo.

En todo caso el precio promedio era de $100 oro, costo muy alto para un esclavo, teniendo en cuenta que podían trabajar para ellos mismos, solo los días de asueto y festivos.

Las trenzas de las mujeres jugaron un papel muy especial, por un lado servían para esconder el oro que ellos podían acumular como mazamorreros y también se usaban para dibujar mapas para vías de escape, o sitios de asentamientos negros, no solo para memorizarlos, sino para mostrarlos a otros esclavos.

La próxima entrega, hablará de los esclavos en el Cauca, palenques y la colonización de los esclavos de Antioquia.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *