“Algunos actos vistos desde fuera pueden parecer extraños, repudiables u horribles, pero muchas ocasiones desde el punto de vista del que los cometen, estos tienen sentido”, aseguró Fiske en una entrevista. “No hablamos de cómo justifican esos actos frente a otros o incluso frente a sí mismos. Estamos hablando de las motivaciones que los lleva a cometerlos”. Y continúa así: “El protagonista cree que tiene una responsabilidad moral para con su familia que es más importante que los estándares morales de la sociedad”. Pero Walt acaba desengañándose: “Si tengo que oír una vez más que has hecho esto por la familia…”, le dice Skyler en el último episodio. “Lo hice por mí”, la corta él. “Me gustaba hacerlo. Era bueno haciéndolo. Y estaba realmente… Estaba vivo”. Lo reconoce, e incluso así, continúa huyendo hacia adelante; y por esta razón podemos decir que Walter White es un verdadero monstruo de la ficción televisiva.