Bojayá sigue padeciendo violencia, olvido Estatal y ataques de comandos paramilitares

0
56


 El Shabbat 



El 31 de diciembre de 2019 se conoció una denuncia desde Bojayá de la llegada de un comando paramilitar de más de 300 hombres que llegaron a intimidar a sus pobladores y establecer su dominio. Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia quieren a como de lugar adueñarse de este estratégico lugar.

El dos de mayo de 2002 se perpetró una de las masacres más sangrientas que la sociedad colombiana recuerda en su historia reciente. A las 10 de la mañana del 2 de mayo de 2002, un cilindro-bomba lanzado por la antigua guerrilla de las Farc perforó el techo de la iglesia San Pablo Apóstol, en Bojayá. En el lugar se refugiaban centenares de personas. El resultado: 79 fallecidas (48 de ellos niños y niñas), alrededor de 100 lesionados, el desplazamiento de 1.744 familias y grandes fracturas sociales. Colombia aún no se repone de semejante vejación a población alguna.

Y hoy se sabe que la guerra jamás se ha ido del territorio, que los moradores de la zona han vivido bajo la sombra de la cruenta violencia.  El pueblo bojayaseño, en el Medio Atrato chocoano, quedó entre el fuego cruzado de las confrontaciones que venían sosteniendo, allí, el frente móvil José María Córdoba, de las Farc, y el bloque Élmer Cárdenas de las ACCU. Hoy los nombres de esos actores armados han cambiado pero la zozobra sigue siendo la misma.

[Hace 17 Años Bojayá Vivió La Guerra De Frente. Murieron 117 Personas]

El 31 de diciembre, el corregimiento de Bojayá, El Pogue vivió la llegada de 300 hombres de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia. Llegaron para infundir terror y para advertir que ellos son los amos y señores del Chocó y de ese territorio olvidado del Estado. Supimos que esto estaba sucediendo gracias a la advertencia de formadores de opinión que les llegó la comunicación por medio de una red de apyo que hoy cada comunidad tiene, que tienen comunicación directa o indirecta con todo el país. Nos enteramos y el Gobierno Nacional llegó dos días después cuando estas tropas ya habían desaparecido sin dejar rastro, cosa que muchos colombianos no creen y antes piensan que hay una especie de connivencia o complicidad del las Fuerzas Armadas del Estado con estos grupos al margen de la ley, y con justa razón, con fuertes indicios que hoy cada vez crecen más gracias a lo que ha destapado la Jurisdicción Especial Para La Paz (JEP).

, sobreviviente de la masacre de Bojayá, perdió decenas de amigos y familiares el 2 de mayo de 2002. Foto: Juan David López. EL TIEMPO

Leyner Palacios hoy se encuentra amenazado después de que se corrió la noticia de la presencia de Agc en El Pogue. El líder social de Bojayá y secretario ejecutivo de la Comisión Interétnica de la Verdad del Pacífico (CIVP), fue amenazado este viernes, después de que se conocieran las denuncias de la comunidad por la presencia de grupos armados en la región del Medio Atrato.

Como sobreviviente de la masacre de Bojayá, en la que perdió a 28 familiares y cuatro amigos, ha sido vocero de su comunidad. Fue uno de los responsables de que el año pasado, después de 17 años, se lograra la identificación de la mayoría de las víctimas de la masacre y su entrega digna a la comunidad para que esta les hiciera el duelo bajo sus costumbres.

La amenaza indicó que tenía que salir de la zona inmediatamente. Pizarro contó que ya se pusieron en contacto con el Ministerio del Interior para que esté al frente de la situación. Además, dijo que espera que tanto esa cartera como la de Defensa y la Unidad Nacional de Protección “actúen con diligencia para evitar una tragedia”.

Tenemos la obligación de exigirle al Gobierno colombiano protección a las comunidades del Chocó, de La Guajira, del Bajo Cauca Antioqueño y todas las regiones del país, que parece estar en un desgobierno total.

, leyner palacios asprilla,

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here