Editorial Política

Antanas Mockus y esa manera descarada de fungir como faro moral

 


Política y Sociedad  


 El Shabbat



El Líder el académico 

Al líder, al académico, Antanas Mockus y esa manera descarada de mostrarse, al político de origen lituano que ha hecho carrera en la sociedad colombiana lo empezamos a reconocer desde que se atrevió en medio de una asamblea de estudiantes en un auditorio de la Universidad Nacional: se bajó los pantalones y nos mostró su blanco culo. Ese fue su lanzamiento al show político y mediático que vivimos en este bello y sagrado país, para utilizar palabras que el hombre del que nos ocupamos utiliza con mucha frecuencia.

Quizá lo suyo sean los símbolos ya por aquello de su formación matemática y filosófica, reminiscencia de la academia de Platón,  o de los hermanos masones, que para el efecto es lo mismo. Eso nos ha querido mostrar desde su temprano exhibicionismo. Garrote y zanahoria, la vida es sagrada, o el eslogan que hizo carrera en un sector de la sociedad y se quedó quien sabe por cuanto tiempo: “yo vine porque quise no porque me pagaron”.

La sociedad colombiana y su educación

Todo muy bonito, todo muy bien puesto, frases que ponen a soñar a más de un adolescente y adulto joven, pues nos dejamos embaucar con palabrerías, más cuando juegan con nuestras emociones y ese poco sentido crítico que hemos adquirido.

El maestro Julian De Zubiría ha diagnosticado que la sociedad colombiana y su educación tienen un paupérrimo sentido crítico, debido a muchos factores que van desde las políticas públicas hasta una familia totalmente desinteresada por asuntos como el sentido crítico. Debido a esto somos “manejados” de manera absurda por todas las vertientes e ideologías.

La derecha juega con el miedo y apela de manera cruda al coco disfrazado de Venezuela; los de la ola verde son menos evidentes y nos trastocan o trasmutan el cuento de la derecha y siempre hablan de inclusión, de vida, respeto y lucha contra la corrupción. Pero también de eso están lejos ellos, porque todos, como muchos políticos tienen rabo de paja. Y acá vengo a hablar de manera particular de Antanas.

Los Contratos

Antanas viene recibiendo contratos de parte del gobierno Santos, de manera directa, sin licitación, sin pasar por un proceso transparente y ético. Quien habla de los recursos de todos, y quien asegura que estos recursos son sagrados, viene con el ejemplo a decirnos otra cosa.

Porque aquel que recibe contratos por no poca cantidad de dinero. Aunque el monto poco importa, de manera oscura y viene a darnos discurso de transparencia. No es precisamente un faro moral; no es el individuo que pueda ser el ejemplo a seguir. De miles de muchachos que sueñan con ver un país con más igualdad y equidad. Con más oportunidades mejor repartidas. En lo absoluto, Antanas es otro más del montón, otro como tantos que se han ganado un puesto en el All-stars colombiano.

No son pocos los que salen a defender a don Mockus. El que tiene una imagen de intachable. De ser un hombre libre y de buenas costumbres. Para mí nada más lejos de la realidad cruda y dura. El es tan sólo otro más con rabo de paja. Con un cuarto lleno de esqueletos donde escarbar, y no el hombre que sirve de ejemplo para las nuevas generaciones.

también te puede interesar: Sergio Fajardo: La Línea Del Tiempo De Su Carrera Política Atravesada Por La ¿Mafia?

#SomosPeriferiaUrbana


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *