Hallan el cuerpo de la mayor de las dos niñas secuestradas por su padre en Tenerife: #annayolivia ultima hora

Niñas Tenerife

#annayolivia ultima hora. Las niñas habían sido raptadas por su padre, Tomás Gimeno desde el 27 de abril. El padre se las llevó después de una visita a la que tenía ‘derecho’ y no las devolvió. Un hecho que tenía consternada a la sociedad española y que cobró gran revuelo mediático.

La Guardia Civil ha hallado esta tarde en el mar el cadáver de Olivia, de seis años, desaparecida con su hermana Anna, de un año, el pasado 27 de abril después de que su padre, Tomás Gimeno, no se las devolviera a su madre y le advirtiera de que no las iba a volver a ver.

El cuerpo de Olivia ha sido hallado este mediodía por el robot submarino de rastreo del ‘Ángeles Alvariño’ a unos 1.000 metros de profundidad, a unas tres millas de la costa de Santa Cruz de Tenerife. El cadáver se encontraba dentro de una bolsa de deportes amarrada a un ancla. Junto a ellas se halló otra bolsa también lastrada por el ancla, aunque en este caso vacía.

Gimeno, de 37 años, llevaba tiempo separado de Beatriz Zimmerman, la madre de las niñas. El día en que desapareció estaba con sus hijas pasando la tarde, y se suponía que debía entregarlas por la noche a su madre, pero nunca lo hizo.

Anna y Olivia ejemplifican una forma de violencia machista extrema y aún poco conocida socialmente, la violencia vicaria. Consiste en causar daño a la madre a través de los hijos. En este caso el maltratador no persigue matar a la mujer, sino producirle el mayor sufrimiento posible. Desde que se registran datos oficiales, en 2013, 39 menores han sido asesinados, cuatro de ellos en las islas Canarias. En todos los casos excepto tres, los asesinos eran los padres biológicos. En estos otros asesinatos, los autores eran pareja o expareja de las madres.

El 27 de abril, hacia las cinco de la tarde, Tomás Gimeno recogió a Anna en casa de la madre de las niñas, su expareja Beatriz Zimmermann, de 35 años. Después fue a buscar a Olivia a un campamento al que acudía tras el colegio y, posteriormente, se dirigió con ellas a su casa en el municipio de Igueste de Candelaria. Alrededor de las 19.30 acudió al puerto deportivo Marina Tenerife. Ni las cámaras de seguridad ni el guardia de seguridad detectaron a su entrada la presencia de Anna y Olivia.

Gimeno embarcó solo. Antes de hacerlo, cargó en la barca seis maletas y bolsos, para lo cual realizó tres viajes desde su Audi A3 blanco. Aquel día zarparía dos veces. De regreso de su primera incursión en el mar, fue interceptado por la Guardia Civil y propuesto para sanción por saltarse el toque de queda. Pasada la medianoche, volvió a zarpar y se perdió su rastro. Al día siguiente, la embarcación fue localizada vacía, a la deriva y sin ancla frente a la localidad del Puertito de Güímar, en la costa este de la isla. Poco después se encontró flotando una silla de retención de menores para coches, que utilizaba Anna. El pasado lunes, el Ángeles Alvariño halló una botella de oxígeno y una funda nórdica en el mar, ambas propiedad de Gimeno.

La madre de las niñas, Beatriz Zimmermann, ha publicado varias cartas en el último mes. En todas ellas expresaba su convencimiento de que las pequeñas estaban con vida. Este miércoles, aseguró creer que la botella de buceo y el edredón era todo “todo un teatro” para enmascarar una fuga, que es lo que estaba convencida de que se había producido. Con el paso de los días, el tono de las cartas publicadas por Zimmermann se había impregnado de pesimismo. #annayolivia ultima hora

 

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *