Alerta en industria lechera ¿Leche producida en campos o fabricada?

Alerta en industria lechera. Desde hace varios años algunos congresistas han denunciando que ciertas compañías venden leche de dudosa procedencia, incluso, leches que no son leches. Recientemente, el INVIMA le retiró el registro a una marca que vende leche cuya procedencia es desconocida. 

“El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos – Invima, informa que ha suspendido el registro sanitario RSAJ02I20713, cuyo titular es Roque Barrios Escalante”, dice la alerta sanitaria. También añade que la razón de la suspensión es que “una vez realizadas las actuaciones administrativas y las visitas de inspección, vigilancia y control sanitario por parte del Invima, no se evidenció la existencia de la planta para la elaboración de este producto”.

La advertencia es categórica: “El Invima solicita a la población en general abstenerse de adquirir los productos ‘Mezcla láctea en polvo, variedad 1. normal y variedad 2 con vitaminas y minerales’ marca ‘La Campesina’ con registro sanitario RSAJ02I20713, ya que se desconoce la ubicación de las instalaciones donde se están fabricando estos productos, y por lo tanto no es posible saber la inocuidad, es decir, no se garantiza que el alimento no cause daño al consumidor cuando lo prepara y consuma”.

Productos lácteos importados: Alerta en industria lechera 

Ahora bien, en 2020, quince empresas en Colombia importaron cerca del 80 % de leche en polvo, lactosueros y demás lácteos. Según información del DANE, la empresa que hizo más compras de derivados de leche fue Nestlé de Colombia, que adquirió 4096 toneladas en los primeros 91 días de 2020. Rocsa Colombia S.A., dedicada a la importación de ingredientes alimenticios, figura con 3387 t., y Gestión Cargo Zona Franca S.A.S., con 2911 t. (Informe: 8 años del TLC con EE.UU: 161 000 t de lácteos importadas, cero de carne exportadas).

En la lista también figuran Productos Alimenticios El Recreo S.A.S. (11) con 843 t., Productos Naturales de la Sabana S.A.S. o Alquería (12) con 700 t., Gloria Colombia S.A. (13) con 688 y la cadena de supermercados Pricemart se encuentra en el puesto 15. Es sorprendente que, ante la denuncia por la adulteración de productos lácteos por parte de estas empresas, no se haya dado celeridad a las investigaciones aunque se trate de un problema de salud pública.

Mientras tanto, nuestros campesinos deben botar la leche porque no se la compran los comercializadores: las altas importaciones y el contrabando de lácteos están acabando con nuestra industria agro lechera.Todo esta nefasta política económica de los Tratados de Libre Comercio, otorga ventajas a productores extranjeros mientras nuestros campesinos lecheros están en alerta roja por sus bajos ingresos, falta de apoyo del gobierno nacional y de empresas nacionales e internacionales en el país.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *