Afasana, ocho años, vendida para que su familia pueda comer

Afasana, ocho años, vendida para que su familia pueda comer

Yasee, padre de Afasana, la niña de ocho años que fue vendida por 2300 euros en medio de una subasta, tiene conmocionado al mundo occidental

 

Afasana tiene ocho años, vive en Kabul, en Afganistán. Su padre la vendió por 2300 euros al que él consideró era el mejor postor. El comprador de Afasana tiene 25 años. El más joven que encontró su padre en la  subasta que hizo. El hombre justifica la venta de su hija de 8 años por la situación que vive. No tiene trabajo desde la llegada de los talibanes. El hombre era barrendero, y llegó a una aldea remota de la provincia de Kandahar a la casa de un familiar que le aseguró que podría trabajar en las plantaciones de opio. Sin embargo el régimen decretó que esa sería su última cosecha. Así que el hombre dice que no tuvo más opción que vender a su hija. 

La fotografía de Afasana que muestra el diario El País da cuenta de una niña asustada, con la expresión de no entender lo que le espera con esta transacción. ¿Estás contenta con tu futuro marido, feliz de tu futura vida? “Al menos podré comer dos veces al día”. La pregunta y la respuesta están llenas del dolor del mundo. Un sistema que condena a la miseria a millones de personas en el mundo. 

 

Yasee, un padre avergonzado por tener que realizar este acto infame, no es el único. La crónica también exhibe a otro hombre, llamado Rangui, y a su hija Afshin también de ocho años y vendida por las mismas razones: la falta de otras maneras de poder sobrevivir. Los matrimonios infantiles son moneda de cambio y un lugar común en Afganistán. El destino de Afasana ya había sido advertido por la Unicef desde noviembre de 2021 cuando dijo que esto estaba sucediendo en Afganistán por la situación desesperada que vive el país, profundizada por la pandemia del covid19 y la crisis alimentaria. 

 

“Claro que no quería hacer esto, pero tras la llegada de los talibanes perdí mi trabajo como barrendero. Tuvimos que venir de Kabul a esta aldea remota de la provincia de Kandahar, donde vivía un tío mío con su familia. En teoría, iba a obtener un empleo en las plantaciones de amapolas para procesar el opio, pero el régimen ha decretado que esta sea la última cosecha, y apenas necesitan jornaleros. Sin dinero, no teníamos otra opción”

“Se presentaron varios pretendientes e intenté escoger al más joven. Tiene unos 25 años, parece de buena familia y dice que permitirá a la niña ir a la escuela. Estamos todos tristes; Afasana llora por las noches. Todo irá bien, inshallah (si Dios quiere)”, agrega.
Afasana, una niña de ocho años vendida para contraer matrimonio con un hombre casi 15 años mayor que ella.

[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.