Abuso Sexual

#AcosadoresUCatolica Grave denuncia de abuso sexual en la Universidad Católica de Colombia

El abuso sexual no para y las denuncias llegan desde diferentes sectores. La violencia de género es pan de cada día y en esa lucha están las mujeres en diferentes puntos del planeta. En Estados Unidos el movimiento #MeToo dejó al descubierto una sistematicidad en la violencia sexual hacia las mujeres de parte del poder dominante. Es evidente que existe una cultura heteronormativa y falocrática que no se puede esconder o negar ya bajo ningún aspecto.

Algo parecido está pasando en Colombia en este momento en el que ya hay varios movimientos feministas. Estos movimientos están dispuestos a sacar todos los esqueletos que hay en los armarios y a levantar el tapete donde está toda la basura escondida en años de abuso patriarcal. Recientemente pusieron al descubierto a figuras como el cineasta Ciro Guerra y al cronista y periodista Alberto Salcedo Ramos. Varias mujeres acusaron a estos personajes de ejercer violencia sexual contra ellas abusando de su figura de poder.

El escrache ha funcionado como vitrina para exhibir a los agresores sexuales. En muchos casos, son los estudiantes quienes han denunciado a profesores que, amparados en su figura de poder, abusan de ellos. En todas las universidades del país han proliferado estos casos de denuncias. Las universidades públicas han sido las que han liderado estas luchas y resistencias contra el abusos sexual.

El caso reciente

Hoy la sociedad pone sus reflectores en el nombre de un abusador sexual de la Universidad Católica de Colombia con sede en Bogotá.

“Una estudiante de la U Católica fue violada por Fredy Orduz, estudiante de la misma institución. Ella presentó la denuncia ante la facultad y su matrícula fue cancelada por poner el riesgo el buen nombre de ésta. Además, tres jóvenes más fueron violadas por la misma persona, Fredy Orduz. La Universidad excusa a este hombre diciendo que es un “joven de bien” y mediante un comunicado público desconoce estos acontecimientos.”

El Colectivo Akelarre Alsacia puso en evidencia el nombre del joven y las prácticas de ocultamiento que implementa la Universidad para no dañar su ‘buen’ nombre anteponiendo esta “necesidad” a la integridad y derecho de una joven mujer.

#SomosPeriferiaUrbana


[Si deseas apoyar al periodismo emergente para que siga creciendo y contribuyendo  a la sociedad, puedes hacer tu aporte en ⇒ Vaki]


Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *