Los hijos de Pangea: buscando los orígenes 

0
27

Por Diana Marcela Mejía Granados

Foto: The New York Times

“Los hombres se parecen a sus contemporáneos aún más que a sus progenitores.”

Ralph Waldo Emerson

Varias han sido las ocasiones en que me excita la idea de pensar de dónde vengo y cuál el origen de mis raíces. Ese misterioso enigma me llevó a consultar varias páginas de la red que le hacen propaganda a los famosos testes de ancestralidad. Encontré carreta de todo tipo que intenta enredar a cientos de feligreses que terminan seducidos por las “ventajas” de tal examen. 

Sin duda este negocio se está popularizando cada vez más y esa es la principal razón por la cual a la hora de escoger el combo hay que tener claro que los resultados no van a ser 100% confiables ni mucho menos le van a revelar su origen étnico con exactitud. Los bancos de datos que poseen los laboratorios difieren unos a otros debido a que están basados en poblaciones geográficamente distintas y muchas veces no resultan representativos.

uno de tanto ejemplos, es el proyecto internacional de dominio público llamado HapMap, que procura establecer un mapa genético para investigar la variación del genoma humano en diferentes grupos poblacionales, los que figuran encabezando el grupo latino, son nada más y nada menos que americanos de Los Ángeles con ancestrales mexicanos ¿Cómo les parece? Esto claramente podría considerarse un prototipo poco fiel de nuestro pueblo latino, por esa razón es que son tan cuestionables dichos testes. Y ese es sólo un punto. Existen otras controversias como cuáles tipos de marcadores genéticos son usados para definir la estirpe. 

Hay estudios de ancestralidad paterna exclusiva para varones, enfocados en la investigación del pequeño cromosoma Y (Y-DNA), transmitido exclusivamente de padre a hijo. Existe también el análisis del DNA mitocondrial (mtDNA), el cual es heredado exclusivamente de la madre y puede ser analizado tanto en mujeres como en hombres. Así pues nosotras las hembras sólo tendremos acceso nuestro linaje materno por esta técnica. Y como estos ejemplos existen otros marcadores genéticos que intentan anunciar la procedencia de nuestros primordios (SNPs, estudios biparentales o autosómicos etc.).

Getty Images

Así que si alguna vez imaginó que por tener el iris claro o las narinas antevertidas o el tono de piel canela era descendiente de Thor, de Orishas o del héroe muisca Bochica, puede encontrarse en el lugar equivocado. O sea podemos ser negros o bien índios y poseer un componente mayoritariamente europeo. Sí. Los genes que determinan características fenotípicas como color de piel o de ojos, son tan sólo una pequeña parcela que nos muestran simplemente cambios evolutivos sufridos por los pueblos para la adaptación a las diferentes condiciones geográficas durante sus migraciones al paso de los miles de años.

Aunque simple de recolectar (muestra de células de la cavidad oral), difícil de interpretar. Estos exámenes arrojan simples estimativas que para algunas personas podría generar un grado de incertidumbre o frustración. Después de todo lo que escribí no pretendo desprestigiar ni estoy en desacuerdo con el test, porque sin duda alguna lo realizaría. Sólo hago un llamado a aquellos curiosos para que abran bien los ojos y agudicen el juicio y así asimilar los resultados de manera crítica. 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos! No critiques, crea

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here